domingo, 6 de diciembre de 2009

-SOBRE LAS POCAS GANAS QUE HAY PARA TRABAJAR-



Os aseguro que, cuando el ser humano tiene salud, no es necesario que le obliguen a trabajar, ni a hacer ninguna actividad, lo que ocurre, es que, el mundo está enfermo de tanta explotación irracional del prójimo, maldad y corrupción, y, que, es muy difícil trabajar esclavizados, trabajando para que otros puedan tener lujos y comodidades, que la mayoría de los seres humanos no tienen, y, encima trabajar contentos y felices, y, encima, verse obligados a realizar trabajos, para los cuales no se tiene vocación. Cristo.