jueves, 30 de mayo de 2013

---¿QUIÉN CREEMOS QUE SOMOS?---

A 30 de mayo de 2013.
¿Quién creemos que somos?
Hola hijos míos.


Son pocos los recuerdos que afloran en mi consciente diario, de los momentos sentimentalmente alegres o emocionalmente gozosos. Sin embargo al recordarlos, aunque mi consciente se cree y trata de convencer de que, aquellos sentimientos y emociones profundas son las mismas, no lo son. Porque cada instante es irrepetible. Y porque, cada emoción y sentimiento es irrepetible. Y porque cada pensamiento aunque nos parezca el mismo, es irrepetible. Y porque cada circunstancia aunque nos parezca la misma, es irrepetible, aunque nosotros con nuestra voluntad de cada momento, de cada circunstancia, de cada sentimiento, emoción, y de cada pensamiento, tratemos de vestirlos de lo de antes, de lo ahora y de lo después, nada vuelve a ser jamás lo mismo por mucho que intentemos ponerle el mismo vestido sentimental, el mismo traje emocional, o le pongamos el mismo disfraz de pensamiento,  circunstancias, momentos revividos, y añoranzas, etc. ¿Y sabéis por qué esto es así como os digo? ¡Porque nosotros por mucho que finjamos, imitemos, copiemos, actuemos, etc., ya no somos los mismos, porque, todas aquellas células y tejidos orgánicos que concibieron aquellos momentos, circunstancias, sentimientos, emociones, pensamientos, etc., murieron, y ahora después de muchísimas generaciones de células más tarde, lo que queda realmente y verdaderamente, es, la memoria y los recuerdos que se han ido transmitiendo de generación en generación de células y órganos, hasta el presente. Pero desde los nacimientos de las circunstancias, momentos, etc., de las experiencias todas, de nuestra vida en el pasado hasta el presente, se ha quedado mucho y casi todo por el camino. Y ni ya las circunstancias, momentos, experiencias, etc., son las mismas. Ni son las mismas células y órganos, las que las configuran, ahora en el instante y el momento del presente, ni por lo tanto, tampoco son revestidas de las mismas emociones, sentimientos, pensamientos, etc. Y esto es así de cierto, aun a pesar de que pensemos y nos afirmemos, o nos atengamos con verdadera decisión y fuerza de carácter, de que nuestra íntima personalidad espiritual sigue siendo la misma. Porque tampoco lo es. Y tampoco es la misma personalidad espiritual, porque esta, también se modula y regenera, y evoluciona, persiguiendo con más o menos fe, el rastro de los ideales que detrás de sí, va sembrando nuestro Creador a cada instante de nuestra vida.

¿Vosotros vais siguiendo el rastro de Dios, o, seguís vuestro propio rastro mundano?

¿Cuál es el rastro que Dios deja por el camino de la vida, o del Árbol de la Vida, para que le sigamos y algún día le encontremos?

¡Este rastro, Dios nos lo indica a través de sus Mensajeros y Profetas, y se resumen en sus Diez Mandamientos! ¡Y estos a su vez se complementan y resumen en: “Amarás a tus semejantes como a ti mismo”! ¡Y digo que se resumen en este último porque una vez que se cumple ama a tus semejantes como a ti mismo, automáticamente con extraordinaria facilidad de verdadera magia natural divina, se cumplen todos los demás Mandamientos de Dios!  ¿Acaso existiría el hambre o la sed, si amáis a vuestros semejantes como a vosotros mismos? ¿Acaso existiría el frío o el calor, sin un refugio, sin un hogar apropiado para todos los seres humanos, si los amáis como a vosotros mismos? ¿Acaso si amarais a vuestros semejantes como a vosotros mismos, no se extinguirían los odios, rencores, celos, venganzas, peleas, disputas, conflictos, guerras, etc.? ¿Acaso si amarais a vuestros semejantes como a vosotros mismos, no estaríais ya amando a Dios sobre todas las cosas, porque en la imagen y semejanza del hombre, se encuentra también a escala y de manera proporcionada la Imagen y Semejanza de Dios? ¿Todavía no comprendéis o no os interesa comprender? ¿Todavía no entendéis o es que realmente desde las ansias profundas de las emociones de vuestro ser animal no os interesa entender y comprender? ¿Todavía  no lo veis u oís, o es que en verdad, en vuestra más arraigada e interesada verdad de los instintos pasionales de vuestros cuerpos animales, no os interesa realmente ver la verdad, y escuchar la verdad de Dios? ¡Ver y oír, y, escuchar y mirar dentro de nosotros, con nuestros sentimientos y emociones, sutiles, puras, que nos elevan para sentir la verdad de Dios que nos guía hacia la felicidad! ¡Si en realidad os sentís alegres, gozosos y felices escuchando a vuestros falsos guías, es que en realidad no pertenecéis a Dios, sino al contrario de Dios! ¿Todavía necesitáis más datos y pistas, o es que sois tontos? ¡No! ¡No sois tontos, si no que interesadamente os hacéis los tontos, que es muy diferente!

¡No! ¡No sois estúpidos, sino que egoístamente os hacéis los estúpidos!

¡No! ¡No sois ignorantes, sino que inteligentemente con maldad instintiva animal, os hacéis los ignorantes! ¡Porque cuando se escucha la verdad, no se oculta ni tapa  de nuestra vista por ceguera de nuestros ojos, sino por la voluntad egoísta de nuestros sentimientos y emociones egoístas y animales!

¿Necesitáis más pistas o indicios para encontrar el rastro que Dios va sembrando detrás de sí, por el camino de las generaciones y de la vida? ¿Todavía necesitáis a vuestros falsos pastores, sacerdotes, imanes, guías, etc., que os tuerzan vuestros caminos según vuestras  tendencias mundanas, y según vuestra voluntad instintivamente animal?

¿Quién creemos que somos? ¿Acaso creemos que somos estas células y órganos que ahora nos componen y compone nuestra personalidad física y animal?

¿Acaso somos y seguimos siendo estos cientos de generaciones de células y regeneraciones de órganos que éramos o que somos?

¿Acaso nos creemos que somos la imagen y semejanza de nuestras místicas células y órganos espirituales que conforman nuestra personalidad del pasado o de hoy?

¿O, en realidad, somos la constante forma personal que progresa, y evoluciona siguiendo los ideales de la perfección de la Imagen y Semejanza de nuestro Creador? ¡De vuestra voluntad y de vuestro libre albedrío depende lo que ahora sois y de lo que deseáis ser, y yo, por vuestros frutos os conozco, y reconoceré!
Cristo Maestro Andar.

¡Acudid a la llamada de vuestro pastor, levantaos ovejas mías!

¡Acudid a la llamada de vuestro Padre, despertad y levantaos hijos míos!

¡ACUDID A LA LLAMADA DEL DIOS DEL CIELO!

¡Manifestaros por la justicia social, por la igualdad social y económica, por la paz, por el amor, por la libertad y por vuestra felicidad, todos los domingos a las 13 horas por toda la Tierra! ¡Así se conocerán mis ovejas, mis hijos, mis santos, así se conocerán mis ángeles, así os reconoceré, y, así, sabré que me reconocéis, y, que, no os avergonzáis de mí, pues quien se avergüenza de mí, se avergüenza del bien, y, se avergüenza de todo lo que está Escrito en las Sagradas Escrituras, y, además se avergüenza de llevar parte de mi genética Divina, y, además es cómplice del mal que domina este mundo!

¡POR UN SOLO PAÍS, EL MUNDO! ¡POR UNA SOLA BANDERA! ¡POR UN SOLO IDIOMA! ¡POR UN SOLO DIOS!

Mandar a todo medio de comunicación, organismos, ONU, políticos, religiosos, iglesias, ONG, sindicatos, Internet, etc., nacionales e internacionales (Traducir a otros idiomas)


(Más información en: cristo.webblog.es, ungranmonte.wordpress.com, ungranmonte.blogia.com, ungranmonte.blogspot.com)