viernes, 10 de mayo de 2013

-GRACIAS POR INVITARME A VUESTRA WEB-


A 10 de mayo de 2013.
Gracias por invitarme a vuestra web.

Bueno, me parece maravillosa esta vuestra web, para niños y que desde luego, la mejor educación que pueden recibir los hijos, y los niños, es con el sano ejemplo de los padres y demás mayores.

Sin embargo, voy a contaros un pequeño secreto porque, yo, además de ser padre antes fui niño, y por lo tanto, no solo conservo mi conciencia de la etapa de padre, sino que también conservo mi conciencia de cuando fui niño, y también conservo la conciencia del mundo infantil que me rodeaba, y de la cual participaba como compañero y amigo de otros niños. Antes de nada deciros a todos los niños, que yo Cristo, estoy más de vuestra parte, que de la parte de los mayores, porque comprendo que los niños son totalmente responsabilidad de los mayores y sobre todo de sus padres, tanto en su educación y formación, a todos los niveles, etc. Bueno, el secreto que voy a contaros en cuanto a los niños es que, salvo en raras excepciones, los niños viven en un mundo semi-inconsciente y semi-consciente, es decir, que la mentalidad infantil vive en un estado semi- irracional, y que no se alcanza la racionalidad, LA VERDADERA RACIONALIDAD ESPIRITUAL, LA PLENA CONCIENCIA RACIONAL, hasta bien pasada la mayoría de edad, E INCLUSO muchísimos seres humanos, más de los que creéis, permanecen para siempre en este estado semi-irracional, semi- inconsciente y semi-consciente, toda su vida. Es por esto que el mundo está como está, gobernado por seres irracionales en todas las ramas de la vida. Y por eso Dios conociendo perfectamente la naturaleza humana, dedicó uno de sus Mandamientos a este tema: "Honrarás a tu padre y a tu madre" Y esto vale no solo para los niños, sino para todos, porque si los padres no somos mejores padres, es porque, no solo los padres, sino todos estamos llenos de defectos e imperfecciones, y todos cometemos errores, y, durante todas nuestras vidas por mucho que estudiemos y nos elevemos intelectualmente, y tengamos los títulos que tengamos, siempre seremos unos ignorantes, y por esto siempre cometeremos errores, y siempre tendremos defectos. Por eso Dios creó al hombre, y para eso Dios creó al hombre, para que se perfeccione eternamente.

(Cristo Maestro Andar).