miércoles, 12 de agosto de 2009

---VIVIMOS EN DIOS---


Pontevedra a 12 de agosto de 2009 (Nosotros vivimos en Dios. 1ª.Parte)

Hola hijos. Muchos son los seres humanos, que se creen, que son gentes de bien, que son gentes honradas, pero en la realidad espiritual, en su realidad personal, ni son gentes de bien, ni son gentes honradas.

Son muchos los seres humanos, que se creen, que son gentes de bien, que son gentes honradas, pero en la realidad de sus almas y conciencias, en su realidad personal, ni son gentes de bien, ni son gentes honradas.

Son la mayoría de los seres humanos, que viven en una falsa realidad de justicia, y su verdadera realidad, es una realidad egoístamente injusta, y, muchos lo saben, y piensan, y, se conforman pensando egoístamente, que, así es, como tiene que ser.

Son la mayoría de los seres humanos, que viven en una falsa realidad pacifica, y, su verdadera realidad, es una realidad egoístamente violenta, donde internamente sus sentimientos y emociones, egoístamente discriminan violentamente su alma, de las demás almas.

Son la mayoría de los seres humanos, que viven en una falsa realidad de amor, o,

que viven en una falsa realidad de alegría, o,

que viven en una falsa realidad de felicidad, y sin embargo, sus emociones y sentimientos, discriminan egoístamente su alma, de las demás almas ¡O, lo que es lo mismo, discriminan egoístamente su grupo familiar, de los demás, o,

lo que es lo mismo, discriminan egoístamente su grupo, formado por su familia y amigos, de los demás, o,

lo que es lo mismo, discriminan egoístamente su aldea, clan, pueblo, raza, lengua, nación, país, religión, continente, etc., de los demás.


¡Son muchos los ateos, que creen que el espíritu y el alma, no existe, sin embargo, creen que sus emociones, sentimientos, pensamientos e inteligencia, si existen!

¡ Qué contradicción, pues su egoísta ignorancia, les impide saber algo tan sencillo y elemental, como que, su espíritu y alma, son los creadores de los sentimientos, de los pensamientos, emociones y de su inteligencia!

¡Muchos son los ateos, que creen que Dios, no existe, sin embargo, creen que tienen inteligencia, pensamientos, sentimientos y emociones!

¡Qué contradicción, pues su egoísta ignorancia, les impide saber y les oculta, algo tan sencillo y elemental, como que, la inteligencia, los pensamientos, las emociones y sentimientos, proceden directamente y proporcionalmente, de la parte correspondiente del cuerpo divino!

Os pondré un ejemplo sencillo, de todo esto tan importante, de manera que, no necesitéis ningún intermediario para que os lo explique,

os lo explicaré con un ejemplo tan sencillo, como para que no necesitéis ningún pastor, ni sacerdote, ni monje supuestamente sabio, ni sociólogo, ni político, ni letrado, ni profesor de universidad, ni por supuesto, ningún científico, etc.

Pero antes, en primer lugar os explicaré que, en nuestro cuerpo, existen unas determinadas partes del mismo, donde se producen los sentimientos, las emociones, los pensamientos y la inteligencia, la gran mayoría esto, lo podréis comprobar fácilmente con solo un poco de concentración, de tal manera que, cuando tengáis un gran sentimiento, tratar de localizar de que parte de vuestro cuerpo proviene, es decir, tratar de localizar en que parte de vuestro cuerpo lo sentís con mayor fuerza, y haced esto, con cada sentimiento grande, con cada emoción fuerte, con cada pensamiento potente y comprobareis que, no todos proceden o se sienten, en el mismo sitio o parte del cuerpo, ni por supuesto, la mayoría ni siquiera, los localizareis en vuestro cerebro o en la cabeza.

A poco que os concentréis averiguareis que, unos sentimientos, emociones y pensamientos se sienten mas intensamente, en una determinada parte del cuerpo.

Y si podéis concentraros tan solo un poco más, podréis averiguar incluso que, unos sentimientos, emociones o pensamientos se sienten mas intensamente, en la parte más baja de nuestro vientre, o en el vientre, o encima de este, o en el estomago, o en el corazón, etc.

¡Bien atended ahora, pues después de haber comprobado esto, tan sencillo y elemental, también podréis comprobar que, los instintos mas bajos, las pasiones mas traicioneras, las mentiras, la fornicación, el robo, el asesinato, la discriminación, la injusticia, etc., osea lo que llamamos malo, maldad, pecado, etc. proceden y se sienten con mayor intensidad en las partes mas bajas de nuestro cuerpo, y que cuanto mas se insiste en el mal o pecado, mas fuertes e intensas son estas emociones, sentimientos y pensamientos negativos, de tal forma que ascienden apoderándose de todo el cuerpo, y,

cuanto más se practica el mal o pecado, esta personalidad de bajos instintos asciende, apoderándose de todo el cuerpo, etc. Sin embargo, ocurre todo lo contrario, si se practica el bien y se cumplen los diez mandamientos de la Ley de Dios, pues si se practica el bien, todos los bajos instintos, el mal, el pecado, las tentaciones, etc., que ascienden son dominadas, aunque no sin esfuerzo, ni sacrificio, donde es necesaria una fuerte voluntad y al menos un poco de fe, para poder ir dejando atrás, todo estos males!


Bueno, pasemos ahora al ejemplo, que antes os decía, sino, nos vamos a distraer y ya no sabemos por donde íbamos, pues el ejemplo, iba dirigido a que muchísimos no creen en Dios, y en su Naturaleza y que, nuestros sentimientos, emociones, pensamientos e inteligencia, proceden de Él y por lo tanto, es de ignorantes muy egoístas, el no darse cuenta de que, Dios existe, y, que nuestra inteligencia, sentimientos, pensamientos y emociones, proceden de Él.

Por ejemplo: Empeceramos primeramente, por sentarnos, acostarnos, o ponernos simplemente en una posición que nos sintamos sencillamente cómodos, y haced una pequeña concentración pensando en vuestro cuerpo y tratad con vuestra imaginación de penetrar dentro de vuestro cuerpo, como si fuese un viaje muy cercano, e, imaginaos por un momento, una célula de vuestro cuerpo, ahora imaginaos que esta célula es inteligente, o, mejor todavía, imaginaos que esta célula sois vosotros y formáis parte, de algún órgano importante. Bien ahora,

imaginaros el trabajo tan importante, que realizáis como célula, atendiendo y colaborando a que el órgano al que pertenecéis, funcione correctamente y goce de buena salud, y,

luego, imaginaros como vosotros que sois una célula, trabajáis y colaboráis con millones de otras células, para que vuestro órgano funcione correctamente y goce, de buena salud. Y ahora,

imaginaos, que, muchas de estas células, se enferman gravemente, y se vuelven profundamente ignorantes, y, que su ignorancia, las convierte en profundas egoístas, que creen, que su trabajo mas importante, son ellas mismas, que su órgano, es solo suyo, y de nadie más, que harán todo lo posible por hacer, lo que les viene egoístamente en gana, para propagar su libertad, su democracia, sus deseos, sus sentimientos, sus pensamientos y emociones, por todo el órgano, a pesar de que, consciente o inconscientemente saben que, están enfermando este órgano,

aunque egoístamente saben, que, debido a su enfermedad están adulterando los verdaderos sentimientos, emociones y pensamientos, que laten profundamente desde el corazón de Dios,

aunque egoístamente saben, que, debido a su enfermedad están devolviendole a su Creador, mal por bien,

aunque egoístamente, muchas de estas células intuyen, o saben que, están destruyendo este órgano donde viven, y, que, si lo destruyen, se destruyen a si mismos, más,

estas células enfermas e ignorantes, han decidido ya, que este tiene que ser su destino, y no les importa. Otras muchas de,

estas células enfermas e ignorantes, la gran mayoría, debido a su ignorancia, ya no creen, que formen parte de un órgano, por el cual, hay que trabajar y atender, para que goce de buena salud, y, muchos menos, creen ya, que, este órgano, pertenezca a un cuerpo inmenso, el cual, debido a su ignorancia, no alcanzan a comprender, ni a ver, ni a saber que, su inteligencia, sentimientos, pensamientos y emociones, proceden de este cuerpo inmenso al que pertenecen. Pero,

lo mas tremendamente ignorante y básico, es que debido a su ignorancia egoístamente enferma, no saben que, este inmenso cuerpo al que pertenecen, es el que les proporciona los nutrientes para que puedan vivir,

les está proporcionando la comida, el agua, el aire, el refugio, el calor, y, por amor,

les está proporcionando las medicinas necesarias, para que se curen, se sanen y vuelvan al trabajo, para el cual, fueron creadas. Estas medicinas son,

para curar la profunda enfermedad, de su ignorancia,

estas medicinas son, para curar, su profundo egoísmo,

estas medicinas son, para que, al curar su profunda ignorancia y su profundo egoísmo, puedan SABER que, pertenecen a un órgano al que hay que SERVIR, para que este, esté sano, y que este órgano, pertenece a un Cuerpo, al que hay que SERVIR. Pues este Cuerpo, es el que proporciona los alimentos e inteligencia, para estar vivos. Este CUERPO,

es el que proporciona y garantiza, la vida eterna de todas sus células. Este CUERPO, creador de todas sus células y de todo cuanto lo compone, por amor, ha creado unas normas y leyes de, comportamiento.

Este Cuerpo ha creado, unas normas y leyes de convivencia, para todas sus células, para mantener su salud, y mantener el orden y la armonía. Estas normas y leyes de comportamiento, son la justicia, la paz, el amor y la felicidad, expresadas en los diez mandamientos de la Ley de Dios, y estos son,

las mejores medicinas para curar, la profunda ignorancia y el ignorante egoísmo, que enferman a los seres humanos ¿qué creéis que hará el cuerpo, con aquellas células enfermas, que se han vuelto tan ignorantes y egoístas, que ya no creen que exista un órgano, para el cual trabajar, sino, que piensan que, tan solo, existen ellas, y todo lo hacen, por ellas mismas, y,

que en su profunda ignorancia, no creen ya, que, mucho menos existe un CUERPO, al que su órgano debe SERVIR, para así, tener vida eterna, puesto que, en su ignorancia, ahora creen, que no hay mas vida, que su vida actual, y, que, después de esta vida, no existe nada, no existe mas vida?

Desde luego, estas células enfermas, no van muy descaminadas, al creer esto, puesto que, si no se curan, su cuerpo las exterminará y si es necesario, exterminará gran parte de su órgano enfermo, pero sabe que, las células que queden, son células sanas, que trabajaran con amor por reconstruir y regenerar de nuevo un órgano mejor,

trabajaran en paz y alegría, por regenerar un órgano mas capacitado,

trabajaran felizmente, para regenerar su órgano, y construir un órgano feliz, y así,

este órgano feliz, SIRVA, y contribuya al bienestar y a la salud de todo el CUERPO.

Todos os disteis cuenta que las células somos los seres humanos, y los seres humanos, que saben y son conscientes del mal que hacen, y saben que les espera la segunda muerte, estos son el diablo y sus ángeles caídos, y los demás seres humanos que les son cómplices, son los que voluntariamente han decidido acompañarles, y que las células que enfermaron y se curaron, son las demás células fieles y verdaderas, que se han estado sacrificando y esforzando durante generaciones, por cumplir los Diez mandamientos de Ley de Dios. Y También os disteis cuenta, de que el órgano, es nuestro mundo humano, es nuestra realidad, y, que, el cuerpo, es Dios.


Dios Poderoso(Cristo Maestro Andar)