domingo, 1 de julio de 2012

---LOS DESCUBRIMIENTOS---


Los descubrimientos.
A 01 de julio de 2012.
Hola hijos míos.

Pensando en algunos importantes descubrimientos que la humanidad ha hecho, me he puesto a reflexionar lo que estos, han supuesto para la evolución tecnológica de los seres humanos, y que han ayudado mucho ha convertir como por arte de magia nuestras vidas en un sinfín de sueños reales o que todavía nos parecen irreales, de comodidades, y facilidades para convertir nuestros sentimientos y emociones cotidianas en pura magia ensoñadora, y, para saber que es lo que piensan y sienten los demás seres humanos que están a miles de kilómetros de distancia, y, que a través de nuestras actuales tecnologías sabemos que existen, porque los podemos ver, oír, y además, al observarlos hasta podemos saber que sienten, y, lo que es más importante, es que sabemos lo que nosotros sentimos por ellos. Y, al reflexionar, al analizar y recapacitar sobre lo que sentimos y sienten esos otros seres humanos, que pueden estar a cientos o miles de kilómetros, sabemos que existen, aun todavía sin que jamás los hayamos conocido en persona y hayamos tenido contacto físicamente con ellos. Y sabemos que existen aunque jamás, nuestro tacto los haya tocado, ni el bello que nos rodea los haya nunca rozado, podemos sentirlos acariciando nuestra piel. Y, sabemos que existen, aun a pesar de ni siquiera jamás nuestros oídos hayan oído la vibración de sus palabras salidas de sus bocas, en nuestro entorno natural que nos rodea. Y sabemos que existen aunque ni siquiera jamás,  hayan tenido contacto con nuestros ojos, hasta donde nuestra vista física alcanza en la naturaleza que nos rodea.

Hace cientos o miles de años, no podíamos creer en muchas cosas que no habíamos descubierto. Y, como todavía no las habíamos descubierto, ni siquiera pensábamos en ellas, y ni siquiera pensábamos que pudieran existir. Y, si venían a nuestra imaginación por alguna casualidad o circunstancia, o vivencia o pensamiento místico, religioso o filosófico, pensábamos que no existían y que tan solo eran pura fantasía, o simplemente nuestra enajenada imaginación, etc. Sin embargo, a medida que se iban haciendo grandes descubrimientos a través del tiempo, íbamos creyendo en muchas cosas y cuestiones, que antes no existían y de pronto ya si existían, y como que siempre habían estado ahí, y no las veíamos, u oíamos, o simplemente no éramos capaces de percibirlas con nuestros sentidos, o simplemente era que nuestros sentidos, no les habían prestado su atención, y por lo tanto, estos no las detectaban, y por lo tanto no tomábamos conciencia de ellas, y por lo tanto, para nosotros todavía no existían, aunque siempre hayan estado ahí. ¿Verdad que resulta curioso que muchísimas cosas que siempre han existido y permanecido a nuestro alrededor, al no haberlas descubierto y al no haber tomado conciencia de ellas, en realidad para nosotros no existían? ¡Que fácil y sencillo nos resulta ahora comprender estas cosas tan simples y básicas! ¿Verdad? Pero lo mas curioso e intrigante todavía no era y sigue siendo esto, de que todo lo que pasase inadvertido para nuestros sentidos físicos no existiesen, y por lo tanto, para nosotros, no existían estas cosas y los mundos y sus dimensiones que las componen, si no, que, lo más curioso e intrigante e importante, es que, tampoco existían los sentimientos que estas cosas, seres, etc., despertaban hacia nosotros, y, todavía más importante era que, todo el mundo infinito de posibilidades de pensamientos nuevos, sentimientos y emociones nuevas, etc., que irrumpían de pronto como por arte de magia desde nuestro interior hacia esos nuevos mundos, dimensiones, etc., que rodeaban ya a todos esos descubrimientos y que se encadenaban y relacionaban directamente o indirectamente con nuestro mundo exterior, y sin poder remediarlo también, formaban ya parte de nuestro mundo interior. ¡Que cosas tan extrañas, pues de pasar a no existir para nosotros, de repente no solo forman parte de nuestro paisaje dimensional físico, si no que también, adornan nuestra alma decorándola de nuevos colores y cantos melodiosos, y revisten nuestro espíritu de pensamientos, emociones y sentimientos olvidados y recordados, como si desde siempre supiésemos de pronto, que siempre han estado ahí, pero que simplemente no habíamos querido mirarlos, verlos, oírlos, tocarlos, sentirlos, pensarlos, acariciarlos, gustarlos, etc.!

¿Pero, por qué, os cuento estas cosas? ¿Quizás para que os entretengáis u os divirtáis, u, os deis un largo paseo por el mundo de la imaginación? ¿O, tal vez, para que buceéis profundamente en el mar de vuestros sentimientos y emociones? ¿Acaso sea, para que descubráis nuevos pensamientos, nuevos sentimientos y nuevas emociones? ¡Bueno, quizás y tal vez, y acaso, sea para todas estas cosas, o, para nada, eso depende ya de vuestra actitud, curiosidad, o interés, y eso ya no me importa, porque ya no es asunto mío, sino vuestro, porque para eso, se os concedió o más bien se os regaló, el libre albedrio! Bueno, la verdad que a veces, muchas veces pienso que, sirve de muy poco o de nada lo que os digo, pero esto, tampoco es mi problema, puesto que yo cumplo con mi trabajo, y con mi vocación, y además con mi deber solidario, y, además que todo esto, cumplo con la Palabra y la Voluntad de Dios para con la humanidad. Que algunos, muchos o todos queráis entenderlo, comprenderlo, aceptarlo, digerirlo, rechazarlo, vomitarlo, etc., es cuestión de cada uno y de su desarrollo espiritual, pues si todavía no habéis descubierto en vosotros los pensamientos, sentimientos y emociones adecuadas y proporcionadas a estas cosas buenas y heredadas de Dios, no podréis verlas, no podréis oírlas, no podréis pensarlas, sentirlas, ni siquiera podréis imaginarlas tal cual son, etc., porque si todavía no habéis descubierto en vuestra alma, estas cosas que ya existen, y que desde siempre han estado ahí, en vuestra genética, tampoco podréis sentirlas, ni detectarlas, y por lo tanto permanecerán ocultas a vuestra percepción natural y además tampoco podréis desarrollarlas y saborearlas, gustarlas y hacer que formen parte de vuestra realidad cotidiana.

¿Pero por qué sigo diciéndoos estas cosas? ¿Quizás para haceros comprender que Dios existe, y que todo cuanto existe lo ha creado Él?

¡Sin embargo, yo sé, que la mayoría de la humidad no cree en Dios, si no que, cree en la idea que de Él se crea en su propia mente, pero ese no es Dios! ¡Pues Dios, no es lo que cada uno nos queramos imaginar, o según nuestras conveniencias e intereses mundanos, pues si lo hacemos así, somos nosotros los que estamos creando un dios a nuestra medida, y este dios es fantasía, y forma parte de nuestra realidad creada para servir a nuestros intereses y conveniencias, y, a Dios, no lo creamos nosotros, sino que, nosotros fuimos creados por Dios, que son realidades distintas, y verdades distintas!

¿Pero por qué, la mayoría de la humanidad no cree en Dios, o piensa que Dios no existe, o tal vez no exista? ¡Bueno, esto para mí es muy sencillo de responder! ¿Y sabéis por qué? ¡Porque yo sé, que a Dios no lo percibís, ni lo detectáis, ni lo veis, ni lo oís, ni lo sentís, y sencillamente lo sé, porque todavía, no lo habéis descubierto! ¡Yo sé, que no podéis ver a Dios, porque simplemente no lo habéis descubierto! ¡Yo sé que no podéis oír a Dios, porque simplemente no lo habéis todavía descubierto! ¡Yo sé que no podéis tocar a Dios, porque simplemente todavía no lo habéis descubierto! ¡Yo sé, que no podéis sentir a Dios, porque simplemente no lo habéis descubierto! Sin embargo, la mayoría de vuestros religiosos, filósofos, teólogos, etc., os engañan predicando de Dios, y os conducen por caminos retorcidos de la fe según sus conveniencias e intereses suyos, o de los suyos, o de Quienes les mandan, y a quienes sirven, etc. ¿Y sabéis por qué? ¡Porque todavía no han descubierto a Dios, y tan solo siguen con su imaginación a sus dioses que ellos mismos se crean a su imagen y semejanza, o, a imagen y semejanza de sus amos y jefes!

¡Yo sé, que a Dios no lo percibís, ni lo detectáis, ni lo veis, ni lo oís, ni lo sentís, etc., sencillamente y simplemente porque Dios, a pesar de haber estado siempre ahí, y en nosotros, todavía no lo habéis descubierto, y al no haberlo descubierto, sencillamente y simplemente para vosotros no existe, y de existir no es el verdadero Dios!

Yo sin embargo, sé que Dios existe porque lo veo, lo oigo, lo toco y lo siento dentro y fuera de mí, porque sencillamente yo desde mi niñez lo he descubierto, y, al descubrirlo sé diferenciar del verdadero Dios, y sé diferenciar el verdadero Dios de todos vuestros interesados e imaginativos dioses de conveniencias. Y, si por ver, oír, sentir, etc., Algo que existe y que siempre ha estado ahí, me llamáis loco o trastornado, pues muy bien. Y, si por haber descubierto Algo que existe y siempre ha estado ahí, y puedo verlo, oírlo, sentirlo, etc., soy un loco, un desquiciado, un poseído, un trastornado, etc., pues mira que bien. ¿Pero si existe Dios, quienes son los ciegos, los sordos, los insensibles, etc., yo o vosotros?

Bueno, la verdad es que a pesar de mi depresión, sé que Dios existe, y puedo verlo, oírlo, sentirlo, etc., y que, mi depresión no ha sido más que una herramienta que me ha permitido sumergirme más profundamente en mi alma Buscándolo, cuando las circunstancias y necesidades mundanas tradicionales me alejaban de Él. Aunque si tengo que reconocer, que a mí no me hizo falta ningún esfuerzo para descubrir a Dios, sino que, desde siempre supe que estaba ahí y dentro de mí.

Padre Eterno (Cristo Maestro Andar)


¡Acudid a la llamada de vuestro pastor, levantaos ovejas mías!

¡Acudid a la llamada de vuestro Padre, despertad y levantaos hijos míos!

¡ACUDID A LA LLAMADA DEL DIOS DEL CIELO!

¡Manifestaos por la justicia social, por la igualdad social y económica, por la paz, por el amor, por la libertad y por vuestra felicidad, todos los domingos a las 13 horas por toda la Tierra! ¡Así se conocerán mis ovejas, mis hijos, mis santos, así se conocerán mis ángeles, así os reconoceré, y, así, sabré que me reconocéis, y, que, no os avergonzáis de mi, pues quien se avergüenza de mi, se avergüenza del bien, y, se avergüenza de todo lo que está Escrito en las Sagradas Escrituras, y, además se avergüenza de llevar parte de mi genética Divina, y, además es cómplice del mal que domina este mundo!

¡POR UN SOLO PAIS, EL MUNDO! ¡POR UNA SOLA BANDERA! ¡POR UN SOLO IDIOMA! ¡POR UN SOLO DIOS!

Os quiero hijos míos. Justicia, paz, amor y felicidad.-Dios Poderoso (Cristo Maestro Andar)

Mandar a todo medio de comunicación, organismos, ONU, políticos, religiosos, iglesias, ONG, sindicatos, Internet, etc., nacionales e internacionales (Traducir a otros idiomas)

(Más información en: cristo.webblog.es, ungranmonte.wordpress.com, ungranmonte.blogia.com, ungranmonte.blogspot.com)