viernes, 17 de agosto de 2012

-----¿DIOS ESTÁ LOCO?-----


¿DIOS ESTÁ LOCO?
Viernes a 17 de agosto de 2012.
Hola hijos míos.

Amanece suavemente sobre las montañas que me rodean al igual que lo hace mi conciencia sobre mí, y mientras empieza dudosamente a clarear el firmamento hasta que las estrellas se vuelven invisibles y el color del cielo está tan difuso que no se sabe todavía si está despejado o nublado, así también en ese mismo estado se encuentra mi conciencia que navega perdida en medio de una niebla emocional y sentimental que me hace dudar de mi cordura de tal manera, que mi lucidez parece bailar al son de la música que toca la orquesta de la maliciosa tela de araña que cubre nuestro mundo mental bajo sus fuertes instintos animales egoístas, y que le canta suavemente con susurros bien planeados y tejidos, y bien cosidos a base de burlas y guiños, que no me hagáis caso porque estoy loco y que no tengáis en cuenta lo que os digo porque soy un desvariado y un trastornado. Y yo con mí conciencia todavía medio adormilada y aturdida por la larga noche que todo más parece que ha durado cinco interrumpidos minutos, me enfado conmigo mismo preguntándome: ¿Si tan solo soy un pobre loco, es cierto que lo que digo y pienso es producto de mi enfermedad? Y me siento tan confundido y desanimado, como lo parece esta mañana que todavía duda de si amanece o viene la noche de nuevo. Y el enfado y el disgusto crece en mí con tal fuerza diciéndome que si así es, mi vida a sido un total fracaso y soy el producto de una enfermedad que me hace vivir en una realidad fantasiosa, y que si siento frio o calor, no es real, y que si sonrió o estoy triste no es real, y si estoy pensando o en realidad mi mente y mi alma está completamente vacía, entonces es que no soy nada. Y entonces la tristeza acaricia mis sentimientos y me calienta y me arropa dentro de su vacío infinito para que me sienta que realmente no soy nada, y nada de lo que os digo es cierto y son realmente producto de mis imaginaciones y fantasías  y enfermas e inútiles utopías e ideales de un Dios imaginario, pues al fin y al cabo, de esto es de lo que nos tratan de convencer los poderosos y cuerdos de este mundo, para hacernos comprender con su sana claridad de conciencia de que el dinero es bueno y de que la injusticia es buena, y de que matar, robar, mentir, y hacer lo que les venga en gana egoístamente, para que siempre sigan siendo cada vez más ricos, y pensemos que esto es muy bueno y justo, y de convencernos de que de existir Dios, les da a ellos autoridad para que en su nombre hagan lo que les venga en gana para obligar al resto de la humanidad a servirles a ellos y no a Dios, y para que la humanidad haga siempre su voluntad y no la voluntad de Dios. Y también y mejor que la humanidad piense que, la voluntad de los ricos y poderosos de este mundo es también la voluntad de Dios. Y yo muy entristecido me enfurezco todavía mucho más y dirigiéndome a Dios, le reprocho y le grito desde lo más profundo de mi alma desesperada, que para protegerme y proteger mi vida, no es bueno que Él me esconda tras la apariencia de un pobre loco y que me esconda detrás de la apariencia de un paranoico trastornado, y que así de esta manera Él no daba muestras de ser y ni siquiera de parecer, el Dios todopoderoso anunciado en las Sagradas Escrituras. Y si Dios no manifestaba conmigo su poder para protegerme es que entonces, debía de ser verdad que yo en realidad, en la realidad cotidiana tan comprada y vendida, ciertamente era un  producto caducado que ya no estaba a la venta. Y hallándome yo tan triste y enfadado conmigo mismo y de existir Dios también con Él por permitirme estar loco y trastornado, sabiendo que yo tan solo quería el bien de la humanidad. Y tan solo sabiendo Dios, que yo tan solo perseguía en este mundo convertir sus Utopías e Ideales de bien común en realidad y convertir sus Utopías e Ideales de justicia, de paz, de amor y felicidad, en la realidad de su Reino y Paraíso tan prometido a través de todos los tiempos y prometidos a través de todas las esperanzas de los pobres e humildes de este mundo.

Ciertamente estaba muy desilusionado y tremendamente enfadado de existir Dios con Él. Y le decía  que si era todopoderoso no necesitaba esconderme bajo un cuento de locura y paranoia para salvar mi vida y para protegerme. Y si esto era así, tan solo demostraba al mundo entero, que Dios no era fuerte, sino débil, y que era un Dios de débiles y de perdedores, a menos que fuese verdad, que yo tan solo sea un pobre y desgraciado enfermo mental que todo se lo ha imaginado e inventado en su mente averiada.

Sin embargo el tiempo transcurría para mi y también para todos aquellos que piensan que el tiempo no existe, y que piensan que el tiempo es un invento más de la imaginación y fantasía enfermiza de la humanidad, y que el tiempo tan solo era un producto más de la enfermedad mental colectiva de la humanidad y puesto al servicio como todo en este mundo, de los ricos y poderosos de turno o de sus descendientes. ¿Acaso los únicos cuerdos en este mundo sean los ricos, los poderosos egoístas e injustos y todos los que como ellos son y piensan? ¿Tal vez la verdadera realidad sea únicamente la que está formada por la locura esquizofrénica y paranoica de los ricos y los poderosos egoístas y todos los que como ellos son y piensan en este mundo?

Y bueno, pues, como os decía antes, el tiempo seguía caminando a cada latido profundo de la Tierra al girarse buscando las caricias todavía frescas que la mañana madrugadora traía buscando la luz y el calor del Sol. Y al hacerlo, el cielo se empezaba a tornear azul a cada pasada de ligerísimos rayos clareantes y delicados dolores de parto que anunciaban ya el nacimiento de aquel nuevo día, de tal forma que así también clareaba en mí, mi conciencia espiritual más profunda. De tal forma que la luz de aquel día al despejar los colores difusos de aquel amanecer dudoso entre si era día o era noche, o entre si el cielo era de color oscuro o era azul, así también el Espíritu de Dios que dormía en mí se despertaba y se desperezaba y espabilaba, con el ruido que hacía el despertador de mi conciencia humana con tanto grito de desesperación y desesperanzada actitud, y falta de confianza en mi mismo, y sobre todo en mi falta de confianza en Dios, en estos momentos de bajada de tensión arterial de mi fe. Y mi conciencia espiritual que parte del Espíritu de Dios que está sobre mí, con calma y tranquilidad, y sin enfadarse conmigo me dijo y me hizo sentir, como si me diese un cariñoso abrazo aquí dentro de mi alma que alivió mis dudas y temores, y que tuviese confianza y un poco de fe, y que Él no tenia que demostrarme nada  a mí (Refiriéndose a mi personalidad humana), ni a nadie, y que Él hacia o deshacía según su Voluntad Divina, no por mis caprichos o los caprichos y deseos de nadie y mucho menos de la humanidad deseosa de devorarlo todo egoístamente, sin pensar en el bien común, y no solo en el bien común de la propia humanidad, sino, que sin pensar en el bien común de todo cuanto existe fuera y dentro de este Planeta, y fuera y dentro de estas dimensiones humanas. Y sin pensar con un mínimo de sentido común en guardar una postura moral y ética conforme al orden y a la armonía que rige todo cuanto existe. Y que el orden y la armonía de todo cuanto existe en mundos más elevados y sutiles, no se mantiene a base de dinero, o de explotación de los demás seres racionales que componen estos mundos ideales y con seres ideales y sus maravillosas sociedades felices. Y que cuando quieren dejar de serlo, y que cuando quieren dejar de ser felices, se visten con cuerpos dimensionales diferentes y se hacen nacer en mundos salvajes donde corren las más maravillosas y salvajemente aventuras naturales, llenas de tormentos, sufrimientos, alegrías, placeres, y circunstancias y experiencias como las que ahora estamos viviendo muchos que ahora vivimos como seres humanos. Pero para vivir intensamente estas maravillosas, y salvajes y naturales aventuras, y para que resulten creíbles y lo más intensamente reales, nuestras memorias de lo que realmente somos y de quien realmente somos, están dormidas y anestesiadas, pues si no, no seriamos capaces de vivir de forma tan desesperadamente real todo cuanto nos toca vivir y hacer, en estos mundos por los cuales transitamos y al mismo tiempo, colaboramos y trabajamos para domar y convertir todo el universo de vida básica y salvaje, en armonía y orden universal, donde reine la justicia, la paz, el amor y la felicidad. Pero todas estas cosas no las basamos en fantasías ni imaginaciones, ni en juegos ridículos sin sentido, caprichosos y vanidosos, si  no que son la realidad misma de los determinados momentos, circunstancias y ejemplos vivos de cómo tiene que ser la vida evolucionada y perfeccionada, conforme a unas reglas y leyes universales muy reales, basadas en el orden y la armonía estable en el tiempo y el espacio, de cómo tiene que sobrevivir eternamente la vida. Y para que sin lugar a errores ni a equivocaciones, ni dudas, ni confusiones, la vida eterna esté siempre fuera del alcance del peligro, de aquellos seres que por su maldad e ignorancia han sido creados para ser los contrarios a Dios, y a su armonía y orden universales, para que sirvan de motores y estímulos eternos para que la vida siga perfeccionándose eternamente y sin defectos graves y enfermedades espirituales mortales donde apoyarse firmemente que la puedan llegar a exterminar. Por todo esto, los malos existen y son tan reales como los buenos. Por todo esto y porque los buenos son menos y los malos son más, es que la realidad de los malos es mayoritaria. Pero esto no quiere decir que la realidad de los malos al ser más, sea la única realidad, ni la realidad más cuerda, ni la realidad más buena, ni la realidad más adecuada para conseguir el orden y la armonía universales que conducen a la eternidad de la vida, sino que, aunque los malos sean más y aunque sean más por lo tanto quienes apoyan estas sus realidades, no quiere decir tampoco que los que estamos en el bando de Dios y seamos menos, estemos equivocados, locos y trastornados, sino que, todo esto también forma parte de la guerra. Y tratar de confundir y desestabilizar al enemigo a base de informaciones adecuadas también es una buena arma y táctica de guerra y con muy buenos resultados. Y porque esto es así no os extrañéis que, como desde siempre ante los escasos recursos del mal, este emplee las tácticas de sobreinformación, contra información, información veraz mezclada con mentiras, y mezcladas con medias verdades y medias mentiras, etc.  Y esto de hacer quedar a los profetas y mensajeros de Dios, como locos, poseídos, trastornados, endemoniados, siempre les ha dado y proporcionado buenos resultados, muy buenos resultados. Ya que como son mayoría entre ellos se convencen muy fácilmente y como los de mi bando son minoría, se achantan y se acobardan, y se esconden y se apagan entre tantos murmullos y jubilosos gritos emocionantes de victoria de los instintos, sobre los elevados ideales de Dios y sus verdaderas utopías de bien y felicidad. Y como la mayoría de los seres humanos están dominados por su maldad y su maldad es quien les gobierna es muy fácil de comprender que apoyen incondicionalmente a la maldad, que con sus sufrimientos e injusticias les convence de que esta es la forma de ser más felices que conocerán, excitando a tope sus instintos más bajos y animales, y apretando con toda su alma irracional, el manillar de la velocidad de la locura permanente que los conduce ciegamente al exterminio, convencidos de que esto es lo mejor y lo más bueno. ¿Acaso pensáis que os estoy mintiendo? ¿Es que os creéis que para que Dios gane finalmente la guerra necesita de vuestra maldad? ¿Es que sois tan ingenuamente ignorantes que creéis que Dios necesita mentir y engañar para ganar la guerra final? ¡No! ¡A Dios no le hace falta, faltar a su palabra, y a sus promesas para con el hombre, ni mucho menos utilizar la información torticera y mentirosa entre mundos y civilizaciones para ganar ninguna guerra! ¡Ni siquiera, Dios utiliza mentiras y engaños para ganar ninguna batalla por importante que sea, pues prefiere perder las batallas, a jamás perder la cordura y la razón de unos ideales e utopías, que son y siempre serán eternos! ¿De verdad creéis que os miento o que lo que os digo es fruto de una paranoia o esquizofrenia particular? ¡Os demostraré con un solo dato histórico que digo la verdad y que la mayoría sois unos malvados y unos delincuentes, aunque viváis escondidos tras las máscaras de una mayoría, que se esconde de la verdadera realidad del bien y que os escondéis detrás de vuestras mascaras de la mayoría en número, de la verdadera realidad justa! ¡Y que escondidos en vuestras mayorías numéricas os escondéis de la realidad de la verdadera paz y de la realidad del verdadero amor y de la realidad de la verdadera felicidad!

¡Con tan un solo dato histórico de tantos como abundan en las Sagradas Escrituras, os demostraré que la mayoría sois unos delincuentes y descendientes de delincuentes!

¡Con tan solo un dato histórico de tantos que abundan en las Sagradas Escrituras, os demostraré que estáis tan llenos de maldad y tan enfermos que creéis que vuestra realidad es la más sana y la más cuerda, siendo una gran mentira y un gran engaño!

¿Sabéis que dato histórico os pondré de ejemplo que os hará despertar a algunos y comprender que estáis dormidos y tan llenos de maldad como para haceros creer que estáis cuerdos y que la única realidad sana es la vuestra?

¡Con tan solo un dato histórico de tantos como abundan en las Sagradas Escrituras os demostraré que os habéis habituado tanto a la maldad, que esta, ha cogido cama en vuestra alma desplazando de ella la verdadera realidad de la cordura, y desplazando de ella el sano juicio, y el sano equilibrio de la mente, convirtiendo la delincuencia de vuestras vidas, en normales y cotidianos quehaceres y habituales rutinas!

¿Sabéis cual es este dato histórico suficiente para demostraros que sois unos delincuentes con su alma cargada de maldad y descendientes de delincuentes maliciosos? ¡Este dato histórico de las Sagradas Escrituras está recogido en la vida de Jesucristo, cuando después de haber sido injustamente apresado con vuestras realidades cuerdas de aquellos tiempos pasados, fue injustamente acusado por vuestras realidades cuerdas de aquellos momentos del pasado, y fue injustamente condenado con vuestras realidades cuerdas de aquellos momentos del pasado! Y cuando, como era el motivo de la costumbre popular en la Pascua judía de soltar y perdonar a un preso, a un delincuente, les dieron a escoger a la mayoría de las gentes que parecían en aquellos momentos según sus realidades las más cuerdas, pues les dieron a escoger entre dos presos, entre Jesucristo y Barrabás. Aquellas gentes mayoría en su tiempo con su realidad cuerda y con sus almas delincuentes, decidieron con gran alegría y satisfacción de sus corazones enfermos y delincuentes, soltar al que más se identificaba con ellos, y mandaron soltar a Barrabás, y al hacerlo estaban mandando matar a Jesucristo. ¡Y al mandar matar a Jesucristo, estaban mandando matar a todo lo que Jesucristo representaba y traía en nombre de Dios! ¿Cuántos miles de años tuvieron que pasar para que os dieseis cuenta de esto? ¡Bueno, si el Espíritu de Dios no os estuviese diciendo a través de mí estas cosas, la mayoría seguiría pensando que no sois los descendientes de todos aquellos delincuentes y seres humanos llenos de maldad, que se identifican más, llenos de alborozo y alegría con el delincuente Barrabás, que con Jesucristo! ¿Acaso hoy en día no estáis haciendo más de lo mismo y no seguís creyendo que estáis en posesión de la verdadera realidad y cordura, y del verdadero sentido común, y que siendo unos delincuentes hijos y descendientes de delincuentes, os sigáis creyendo en posesión de la única verdad, y en posesión de la verdadera razón, y en posesión de la verdadera decencia y honradez? ¡Dios dice que seguís siendo unos delincuentes y descendientes de delincuentes, que por egoístas y guiados por instintos, pensamientos, sentimientos, emociones, alegrías, gozos y alborozos y placeres de maldad, y delincuencia que está a rebosar en estos tiempos en vuestras almas, que estáis haciendo conmigo lo que antaño hicieron vuestros antepasados con Jesucristo! ¡Y que me perseguisteis, tratasteis muchas veces de acabar con mi vida y me juzgasteis y condenasteis varias veces a muerte! ¡Y me volvisteis a juzgar y a clasificar como loco, trastornado, y modernamente paranoico y esquizofrénico! ¿No le encontráis a mi situación actual algo familiar en vuestras maldades internas? ¿No identificáis la mayoría, las alegrías y alborozos que sentís dentro de vuestras almas, al juzgarme como loco paranoico y esquizofrénico? ¡Bueno, no os preocupéis puesto que son síntomas muy normales de lo que sentían los delincuentes que decidieron soltar a un a fin como ellos, como era Barrabás! ¡Y, os digo que no os preocupéis porque si realmente sois descendientes de aquellos y todos los delincuentes que había en este mundo, es muy normal que sintáis al igual que vuestros antepasados, alegría y gozo, y placentero alborozo, por lo que a mí me estáis haciendo! ¿Por qué ibais a ser diferentes a vuestros antepasados? ¿Acaso puede un espino salvaje dar buenos frutos, si no se injerta de un buen árbol de ricas y sabrosas frutas? ¿Sois vosotros acaso los descendientes de los injertos genéticos que Dios hizo, cuando creó a Adán y le dio el soplo de su Imagen y Semejanza? ¿Que os dijo Jesucristo como se reconocerían a los que entrarían en el reino de Dios o Paraíso? ¡Jesucristo dijo que se reconocerían por sus frutos: “Por sus frutos los reconoceréis…”!

¿Todavía estáis seguros de que estoy loco y de que vuestra realidad es la que está cuerda? ¡Observad vuestros frutos y en que habéis convertido este mundo con las realidades salidas de vuestras almas, y regadas con el esfuerzo diario por convertir este mundo en lo que hoy es, y, donde la realidad de las feministas impera, y donde la realidad de los homosexuales impera, y donde la realidad de los drogadictos impera, y donde la realidad de todo tipo de altos y bajos delincuentes y sus cómplices, que forman la mayoría imperan, como los mejores y más cuerdos, los más sanos y los ejemplos más maravillosos a seguir! ¡Pero como sois mayoría los delincuentes y cómplices de estos, en este mundo, habéis hecho de vuestras realidades basadas en todo tipo de maldades que se compran y se venden, los frutos más apetecidos y sabrosos de este mundo! ¡Y habéis convertido con toda alegría y alborozo vuestras realidades basadas en el regocijo, y felicidad que sentís, en promocionar la mentira, el engaño, el robo legal de todo esfuerzo y energía del prójimo, y el asesinato legal y justificado egoístamente, etc.! ¡Y que ahora mismo vuestra realidad y vuestras realidades las podéis contrastar con el panorama que tenéis delante y que es fruto de la siembra de todas vuestras delincuencias que por tan habituales y normales, os son ya un verdadero placer y regocijo, al sentir y observar como se trata de destruir las realidades que Dios os ofrece a través de su Consejos, Orientaciones y Leyes, para que realmente despertéis de vuestras realidades engañosas y costumbristas, y no os sumerjáis definitivamente en la realidad que conduce a vuestro exterminio!

¡Yo no estoy loco, aunque lo estuve por motivos y circunstancias que Dios quiso que viviera y para apartarme de vuestras realidades delincuentes que por tan comunes y habituales, y por tan tradicionales y culturales me habían atrapado proporcionalmente dominando mi vida!

¡Y aunque sigo padeciendo una depresión, esta no me impide vivir en la misma realidad que vive Dios, y que vivieron antes que yo, sus Profetas y Mensajeros, y que mi realidad sigue siendo traer a este mundo la Voluntad de Dios manifestada a través de las Sagradas Escrituras, y que decir que, mi realidad es enferma, es lo mismo que decir que la realidad de Dios no es cuerda ni buena!

¡Y acusarme a mí de loco, paranoico y esquizofrénico, es lo mismo que acusar a todos los Profetas y Mensajeros de Dios de lo mismo, puesto que los mismos mensajes y dictados de Dios revindico yo para estos tiempos!

¡Y acusarme a mí de loco, paranoico y esquizofrénico, es lo mismo que decir que la realidad de Dios no existe, ni existe su Reino y Paraíso prometido, puesto yo llevo el Espíritu de Dios sobre mí, para hacer la Voluntad de Dios y hacer lo que Dios me Manda, y, para levantar la realidad verdadera del verdadero Reino y Paraíso prometido en las Sagradas Escrituras!

¡Y queráis o no todos los delincuentes de este mundo y descendientes de todos los delincuentes que habéis condenado a muerte a Jesucristo, y mandado libertar a un delincuente con el cual os identificabais plenamente, como era Barrabás, y queráis o no, las Sagradas Escrituras se cumplen y se seguirán cumpliendo, porque parten de la sana y cuerda realidad de la Mente de Dios!

¡Y a estas alturas aunque seáis mayoría no vais a engañar a los escogidos de Dios y a convencerlos de que vuestras realidades son las sanas y las cuerdas, porque tan solo hoy en día, nos basta como ejemplo observar a nuestro alrededor, para ver sin esfuerzo de nuestros ojos físicos, cuales son los frutos de vuestras realidades!

Padre Eterno (Cristo Maestro Andar)

¡Acudid a la llamada de vuestro pastor, levantaos ovejas mías!

¡Acudid a la llamada de vuestro Padre, despertad y levantaos hijos míos!

¡ACUDID A LA LLAMADA DEL DIOS DEL CIELO!

¡Manifestaros por la justicia social, por la igualdad social y económica, por la paz, por el amor, por la libertad y por vuestra felicidad, todos los domingos a las 13 horas por toda la Tierra! ¡Así se conocerán mis ovejas, mis hijos, mis santos, así se conocerán mis ángeles, así os reconoceré, y, así, sabré que me reconocéis, y, que, no os avergonzáis de mi, pues quien se avergüenza de mi, se avergüenza del bien, y, se avergüenza de todo lo que está Escrito en las Sagradas Escrituras, y, además se avergüenza de llevar parte de mi genética Divina, y, además es cómplice del mal que domina este mundo!

¡POR UN SOLO PAIS, EL MUNDO! ¡POR UNA SOLA BANDERA! ¡POR UN SOLO IDIOMA! ¡POR UN SOLO DIOS!

Os quiero hijos míos. Justicia, paz, amor y felicidad.-Dios Poderoso (Cristo Maestro Andar)

Mandar a todo medio de comunicación, organismos, ONU, políticos, religiosos, iglesias, ONG, sindicatos, Internet, etc., nacionales e internacionales (Traducir a otros idiomas)

(Más información en: cristo.webblog.es, ungranmonte.wordpress.com, ungranmonte.blogia.com, ungranmonte.blogspot.com)