martes, 8 de abril de 2014

---LA VIOLENCIA EMOCIONAL Y SENTIMENTAL---

LA violencia emocional y sentimental
A 08 de abril de 2014.
Hola hijos míos.

¿Qué pasaría si yo le cambiara de nombre a las nubes de nuestros cielos y pasara para siempre a llamarlas, gases intestinales? ¡Pues no pasaría nada!
¿Qué pasaría si yo a los peces les cambiase de nombre y les llamase pájaros? ¡No pasaría nada!
¿Qué pasaría si yo a los árboles les cambiase de nombre y les llamase piedras? ¡No pasaría nada!
¿Qué pasaría si yo al pis le cambiase de nombre y le llamase vino? ¡No pasaría nada!


¿Qué pasaría si yo al Sol le cambiase el nombre para siempre y pasara a llamarlo caca, e, hiciese así siempre con muchísimas más cosas? ¡No pasaría nada para el resto de la humanidad, pero sí que pasaría algo muy grave para mí, que tendría inmensos problemas de entendimiento y convivencia con el resto de mis congéneres!

¿Qué pasaría si en vez de ser yo particularmente, el que cambiase el nombre a todas las cosas, a mi antojo y supuestas necesidades particulares, individuales, egoístas, o necesidades circunstanciales, etc., fuese un gran colectivo humano, quien decidiese por su cuenta y democráticamente, cambiar de nombre a todas las cosas, y en todos los idiomas? ¡Pues si que entonces pasaría algo, y habría un gran problema de comunicación y de entendimiento, y, de convivencia en paz y armonía, con el resto del colectivo humano! ¿Entendéis estas cosas? ¡Espero que las comprendáis! ¡Pero por si no fuese así, para que podáis entender mejor lo que está sucediendo en nuestro adelantado tiempo moderno, y en nuestra evolucionada época de libertad democrática, os pondré un sencillo ejemplo y ejercicio, para que todos podáis comprender y entender, y, saber, qué es lo que está ocurriendo en realidad, en nuestra sociedad humana, y, el por qué de tantos problemas y desarmonía, de convivencia social!

Este ejemplo, o, mejor llamado, “ejercicio práctico”, para comprender, entender o saber, el por qué los seres humanos no conseguimos vivir en paz, en armonía, en verdadera comunión de alegría y felicidad, es muy fácil de practicar, para comprender lo que realmente nos pasa, y, para que nuestros problemas de convivencia social dejen de ser imaginativas fábulas y queden al descubierto, y podamos entre todos hallar una solución. ¡Porque si NO vemos una cosa, porque si NO vemos un objeto, etc., NO podemos estudiarlo, ni medirlo, ni cuantificarlo, ni apreciarlo o despreciarlo, ni valorarlo con las mismas emociones, ni pesarlo con los mismos sentimientos, ni medirlos con los mismos pensamientos, etc., como correspondería a su realidad, y sobre todo, como correspondería, A LA VERDADERA REALIDAD DE PERCEPCIÓN EN COMÚN, que le corresponde a cada objeto, o, A LA VERDADERA REALIDAD DE PERCEPCIÓN EN COMÚN, que le corresponde a cada cosa, o, que le corresponde a cada ESPECIE O RAZA de vida, PARA QUE, entre todos poder situarla emocionalmente y sentimentalmente, en el mismo tiempo y espacio! ¡Para que, entre todos podamos SITUARLO TODO, en el mismo tiempo y espacio de nuestras emociones! ¡Para que, entre todos podamos SITUARLO TODO, en el mismo tiempo y espacio de nuestros sentimientos! ¡Para que, entre todos podamos situarlo todo en el mismo tiempo y espacio de nuestros pensamientos! ¡Para que, entre todos podamos situarlo todo en el mismo tiempo y espacio de nuestra imaginación, fantasía, sueños, propósitos, haceres y quehaceres! Para que, entre todos podamos situarlo todo en el mismo tiempo y espacio de nuestros ideales de paz, de nuestros deseos de justicia! ¡Para que entre todos podamos situarlo todo en el mismo tiempo y espacio de nuestras emociones y sentimientos de amor y armonía, y situarlo todo en el mismo tiempo y espacio del placer que sana y la sana alegría!

Este ejercicio práctico, consiste en jugar a que, dentro de cada casa, dentro de cada hogar, dentro de cada grupo de personas, grupos de amigos, grupos de compañeros de trabajo, etc., cada familiar, cada miembro, cada persona, cada individuo, cada compañero, por capricho, por necesidad, conveniencia, o porque sí, le cambie de nombre a todas las cosas, sin advertirlo a los demás, y después tratar de comprenderse y entenderse, y después tratar de comunicarse, y después tratar de organizarse, y después tratar de proponerse hacer cosas, y después tratar de proyectar planes futuros, y después tratar de poneros de acuerdo en todo, y después tratar de ponerse de acuerdo en algo.

Bueno, si jugáis a realizar este ejercicio práctico, pronto sabréis y comprenderéis, por qué en nuestro mundo reina el CAOS que cada mañana pintamos con lindos colores y tratamos de vestirlo de positivo conformismo, y forzarlo a sentarse en ligeras sillas de ruedas de inválidos que conducimos alegremente apoyados en imaginativas y felices muletas cojas.

¿Por qué os digo estas cosas? ¿Quizás porque vivimos en un mundo injusto? ¿Tal vez porque los ricos, políticos y demás oficiales de la libertad y demás capataces sociales, siempre nos están engañando democráticamente, siempre nos están engañando tiránicamente, siempre nos estén engañando republicanamente, siempre nos estén engañando absolutistamente, siempre nos estén engañando autoritariamente, siempre nos estén engañando liberalmente? ¿Pero por qué siempre terminan engañándonos? ¿Quizás, acaso o tal vez, sea porque, losVERDADEROS y OCULTOS, engañadores y estafadores de la realidad, han comprendido, han entendido, que la mejor forma de dominar a sus semejantes, SEA LA DE PROPORCIONARLES LA LIBERTAD CAÓTICA, de que cada cual, se INVENTE su propio idioma emocional, su propio idioma sentimental, su propio idioma de pensamiento, su propio idioma de entender y comprender la vida, y, de vivir la vida cada cual egoístamente, SEGÚN SU PARTICULAR IDIOMA INTERIOR, que solo cada uno conoce, que solo cada uno entiende?

¿Sois capaces de entender y comprender estas cosas? Es posible que resulten difíciles de comprender. Sin embargo son muy fáciles de llevar a la práctica diariamente, ¡porque esto es lo que habitualmente y hasta inconscientemente hacemos todos los días, a todas las horas y en todos los segundos de nuestras vidas, menos quizás en muchos momentos en que estamos dormidos y soñamos! ¡Tan solo nos damos cuenta de que les cambiamos particularmente el nombre a todas las cosas, a todas nuestras emociones, sentimientos, pasiones, pensamientos, etc., cuando NO comprendemos el significado de la mayoría de nuestros sueños! ¡Sí! ¡Cuándo la mayoría de las veces soñamos en como vemos las cosas, o en el idioma en que soñamos, NO suele ser el mismo idioma, en que habitualmente nos expresamos cuando nos creemos que estamos despiertos! ¡No suele ser el mismo idioma de nuestras emociones, sentimientos, pasiones y pensamientos amaestrados, en la realidad de nuestras vidas comunes y sociales!

¿Os habéis preguntado alguna vez, porque soñamos emocionalmente en otros idiomas? ¿Os habéis preguntado alguna vez por qué, sentimentalmente, pasionalmente, románticamente, amorosamente, etc., soñamos en otros idiomas? ¿Tal vez, acaso o quizás sea, porque habitualmente existen muchas realidades, y, más que nada nuestras vidas cuando suponemos que estamos despiertos, que no estamos durmiendo en nuestras camas y aposentos, transcurren en otras realidades distintas a las de los sueños? ¿Qué realidad es más verdadera, la de nuestras vidas cotidianas y supuestamente despiertas, o nuestra realidad cuando estamos soñando? ¿Qué es más fácil de simbolizar y comprender comúnmente, la realidad de los sueños, o las realidades diversas e individuales y muy particulares, y muy egoístas, y muy circunstanciales, de nuestras vidas cuando creemos que estamos despiertos? ¿Realmente seguís creyendo y pensando, que el caos está en el idioma y simbolismo de nuestros sueños, o más bien, el caos está artificialmente acomodado en cada idioma interior único de cada ser humano? Bueno, esto también lo sabréis a ciencia cierta, si ponéis en práctica el juego que antes os enseñé, y tratáis e intentáis comprenderos cambiando individualmente el nombre a todas las cosas. Porque aunque exteriormente a todo le ponemos un nombre común a todas las cosas, No sucede así, en nuestro interior con nuestras emociones, sentimientos, pasiones, deseos, pensamientos, etc., en los cuales cada uno, utiliza su idioma particular único, según sus necesidades, sus circunstancias, sus deseos, sus pasiones, sus egoísmos, etc. Y para solucionar todos nuestros problemas sociales y por fin podamos entendernos de verdad, ya va siendo hora de que todos hablemos un único idioma interno y externo. Es decir, hacer coincidir en un idioma común, en un solo idioma común, los idiomas de nuestros mundos particulares interiores y los idiomas exteriores de todas las especies y razas humanas, de hombres y mujeres, colectividades, naciones, y países. Cosa muy difícil hacer coincidir todos los idiomas emocionales, sentimentales, pasionales, para aprender a pensar en común, para aprender a entendernos comúnmente, para aprender a imaginarnos con ideales comunes. Un idioma interno y externo común, para comenzar a saber lo que sería comprender, tan solo hacernos comprender, lo que sería descubrir lo maravillosos que sería hablar todos en el mismo idioma de la justicia, para que todos podamos comunicarnos con el mismo idioma de la paz y del amor, y para aprender a saber cuál es la emoción y el sentimiento común de proyectar un mundo feliz. ¡Pero esto no es posible! ¡Os aseguro que es imposible reunir en un solo idioma, a todas las especies y razas humanas, porque cada especie humana siente y es diferente naturalmente, y no se tiene el mismo grado evolutivo o de perfección! ¿Podemos nosotros hacernos comprender y razonar con un perro ladrándole? ¿Podemos hacernos comprender y razonar con un gato maullando? ¿Podremos nosotros hacernos entender y razonar con una hormiga tocándola con nuestros cabellos? ¿Qué os hace pensar o creer que entre las diferentes especies y razas humanas, no ocurre lo mismo?
¿Por qué os digo estas cosas? ¿Acaso no os creéis lo que os estoy diciendo? ¿Tal vez pensáis que lo que os digo no es real, o no tiene sentido? ¿Estáis seguros de que cada cual no siente en su propio idioma personal, no se emociona en su propio idioma particular, no piensa en el idioma local de su alma? ¡Os demostraré que cada uno de vosotros tiene su propio idioma, en el cual piensa, en el cual se emociona, en el cual muy particularmente siente! ¿Cuándo veis por la televisión a los niños del tercer mundo morirse de hambre, entendéis su idioma del hambre, entendéis el idioma de sus sentimientos angustia de hambre, entendéis su idioma de emociones angustiosas de hambre? ¡NO! ¡No entendéis su idioma, porque si lo entendieseis vosotros también sentiríais esas terribles o plácidas angustias del hambre que conducen a las enfermedades, al dolor y a la muerte! ¡Si entendieseis su idioma, y sintierais lo que los demás sienten debido a las consecuencias caprichosas y lujosas de vuestro gobernar y disponer de un mundo que es de todos, pero que tan solo consideráis vuestro, y en el cual empleáis vuestros particulares y propios, y egoístas idiomas, particulares idiomas locales de cada una de vuestras almas! ¡Porque el verdadero idioma es el que nos hace entender lo que sienten los demás, y sentirlo en nuestra alma! ¡Porque el verdadero idioma es el que, traducido automáticamente por nuestras emociones y sentimientos nos hace sentir el hambre y la sed, de un niño que se está muriendo! ¡Porque el verdadero idioma es el que nos hace entender automáticamente lo mismo que sienten nuestros prójimos, nuestros semejantes, cuando sufren, cuando tienen angustias, cuando tienen necesidades, cuando tienen carencias, etc.! ¡Porque si todos habláramos el mismo idioma nos dolería con la misma intensidad lo que los demás sienten debido a nuestras egoístas injusticias sobre ellos! ¿Todavía estáis seguros de que no poseéis cada uno su idioma particular y egoísta? ¿Todavía creéis que cada uno, no vive en la local y egoísta realidad de su alma? ¿Y todavía pensáis que cada especie y raza no tiene su propio idioma? ¿Todavía creéis qué es posible vivir en justicia, en paz y con amor, en un mundo común, donde cada uno se emociona, siente, piensa, y vive con su propio idioma interior particular? ¿Todavía creéis qué es posible vivir en justicia, en paz y con amor, en un mundo en común, donde cada uno vive exclusivamente dedicado y concentrado egoístamente, para su propia realidad, o tan solo para la realidad de su especie humana o raza?

¿Pero, por qué os digo estas cosas? Bueno, debe ser porque soy un tontoloco y no comprendo nada. ¡No me hagáis caso, porque estáis perdiendo el tiempo! ¡Y yo solo hablo para que me entiendan los tontolocos! ¡Porque yo, NO solo entiendo vuestros idiomas Torre de Babel, sino que también entiendo el idioma de los tontolocos, que es el idioma que entiende lo que es la justicia! ¡El idioma que siente lo que es, y sabe lo que es, la justicia común!

¡No me hagáis caso, que estáis perdiendo el tiempo, porque soy un tontoloco, qué de tan tonto que soy que me he vuelto loco, al sentir, al sufrir y padecer, lo que los pobres de este mundo les habéis dejado en herencia!

¡No me hagáis caso, porque estáis perdiendo el tiempo, porque soy un tontoloco, que de tan tonto que soy, que he preferido comunicarme con el idioma común que todo lo siente y que todo lo entiende, sacrificando mi idioma local del alma, sacrificando mi egoísmo por una cómoda vida de apego familiar, para disfrutar de las amarguras de vuestras persecuciones, y las tristezas de todas las soledades, por empeñarme en seguir hablando un idioma común, y en tratar de comunicarme con vosotros con un solo idioma común, que nos haga sentir a todos, lo que todos sentimos, y, que todos estos sentimientos sean tan reconfortantes que nos hagan sentirnos bien, tan felizmente bien, de sentirnos felices de haber cumplido con nuestro deber.

¿Pero por qué os digo estas cosas? ¿Entendéis algo? ¡Va! ¡Vaya tonterías! ¡No me hagáis caso! ¿Quizás sea porque hace mucho tiempo os dije que vuestras persecuciones al hombre, crearían más y más injusticias, y que la violencia de género en vez de mitigarse aumentaría? ¿Acaso las medidas que se han tomado para erradicar la violencia de género, hagan un efecto contrario al supuestamente perseguido? ¿O es que resulta que detrás de todas estas supuestas medidas de justicia, se esconden medidas injustas y de persecución encubierta hacia los hombres, hacia los descendientes de Adán? ¿Tal vez no os hayáis enterado muchos de que el mal que gobierna maliciosamente en la sombra en este mundo, con excusas, sobre malintencionados pretextos, estén poniendo un cerco legal sobre el hombre, por ser este el que lleva la Semejanza de Dios en este mundo? ¡Porque las mujeres y los ángeles caídos, aunque lleven también la Imagen de Dios, no llevan su Semejanza, por mucho que algunas mujeres y ángeles caídos, se hagan pasar por hombres!

¿Pero qué es la violencia de género? Para saber lo que es la violencia de género, primero habría que saber que es la violencia, y no me refiero solo al diccionario. Porque yo no me voy a ir al diccionario, porque supongo que dirá algo así, como que la violencia es una manifestación de fuerza expresiva o física, que se ejerce contra uno mismo o contra los demás o medio ambiente, etc. Sin embargo, en el idioma universal de las emociones, sentimientos, pasiones, deseos, pensamientos, actos y comportamientos, la violencia es mucho más que las definiciones que podemos encontrar en los diccionarios de nuestros idiomas locales, particulares, regionales, nacionales o internacionales. Lo que pasa es que al feminismo radical que representa en este mundo a Lucifer y se ha adueñado de casi todas las naciones de la Tierra, tan solo recoge en sus diccionarios maliciosamente particulares que, la violencia de género son las manifestaciones de fuerza expresiva (Amenazas) o físicas que manifiestan generalmente los hombres contra las mujeres, y, NO llaman violencia de género,  a la violencia de género que los hombres han venido padeciendo de forma maliciosamente sutil, que las mujeres ponen en práctica a través de derivadas emociones hacia relaciones ajenas y desviados sentimientos tras experiencias a las cuales sus tempestivos instintos sexuales y de apareamiento, las conducen irracionalmente, al tener que luchar día y noche, con los deseos que silenciosamente les provocan su celos que duran todo el año, y los cuales no pueden disimular ante sus espejos, y su forma de arreglarse y vestirse, antes de salir de sus hogares, para actuar muy sigilosamente con cada gesto, en cada movimiento de caderas, con cada mirada tentadora, para como si no fuese ella misma, ni consciente de lo que hace, tentar y provocar, a todos los machos de su contorno y entorno, y, ¡como si esto fuese lo más natural y normal del mundo, y de la vida! ¡Y es cierto, así es, para las mujeres! ¡Porque efectivamente esto para ellas es lo más natural de sus vidas y de sus mundos! ¡Pero esto, a pesar de que no esté reflejado en el diccionario de ningún idioma terrestre, es también violencia de género! ¡Porque esto, no es solo violencia! ¡Sino que esto es la madre y el padre, de todo tipo de violencia género! ¡Ya veis, las mujeres no solo pare niños, sino también paren otras muchas cosas! ¿Y por qué esto es violencia y además es el padre y la madre de toda violencia de género? ¡Porque este tipo de violencia empieza como violencia emocional y violencia sentimental, antes de manifestarse de otras formas! Y este tipo de violencia local y particular del alma de cada mujer, el hombre la detecta durante años, y sabe o intuye, que, esta violencia emocional y sentimental, son incompatibles con cualquier relación estable de pareja, por lo que resulta en la mayoría de los casos imposible que existan unas verdaderas y sinceras relaciones de pareja, o de familia, o de verdadero hogar, a menos que el hombre se haga el no enterado, o pase del tema, o le dé igual, o se conforme, o que, como algunos dicen y se agarran a un cierto dicho famoso que dice así: “Para puta mi mujer”

¿Por qué seguir cerrando los ojos a la realidad, y, por qué seguir engañándonos? No es tan difícil investigar y saber hoy en día que, toda violencia nace y brota a partir de las emociones, sentimientos, pasiones, deseos y pensamientos. ¿Entonces si toda violencia nace y brota primeramente de todo esto, que antes nombré, como es que tan solo estemos planificando continuamente leyes para la violencia de género que manifiesta el hombre, cuando su mente ha explosionado, tras haber estado durante muchios años extorsionado, por la violencia de género, que sutilmente ejerce la mujer a través de sus emociones, sentimientos, deseos, pasiones, pensamientos, provocaciones y tentaciones hacia los demás hombres? ¿Acaso esta no es una clara persecución consciente contra el hombre? ¿Acaso esta no es una clarísima persecución de no solo las feministas contra el hombre, sino también de sus lacayos, y fieles perros, drogadictos, homosexuales y sus ángeles caídos? ¿Es que no comprendéis que detrás de todo esto se esconde la maldad luciferina, de dominio y sometimiento del hombre, hasta dejarlo a la altura de las lombrices de tierra? ¿Acaso, tal vez, o quizás, ya lo hayan conseguido? Pues a juzgar por cómo se manifiesta la sociedad y sus leyes, no me imagino cómo será entonces que el hombre piense que está por encima de la mujer, ni siquiera a su altura, ni siquiera por encima de su calzado. ¡Tan solo le falta a las feministas y a toda su prole de sirvientes luciferinos y satánicos, condenar al hombre a muerte por sentirse hombre, o, por no avergonzarse de sentirse hombre!
Y siguiendo con la inercia de estas prácticas luciferinas y satánicas, contra el hombre, ¿tardará mucho tiempo en sentir verdadero miedo, temor y terror, el hombre que piensa que es hombre?

¿Acaso el hombre a partir de cómo se desarrollan las cosas, debe aprender a emocionarse como mujer, si quiere sobrevivir?
¿Acaso el hombre debe aprender a, dejar de sentirse hombre y comportarse sentimentalmente como mujer, si quiere sobrevivir, tal como se están desarrollando las cosas y las leyes en nuestro mundo?
¿Dónde se encuentra el extravío natural, por sentirse el hombre un macho racional?
¿Dónde está el pecado natural, por sentirse el hombre emocionalmente un macho, y por ser sentimentalmente un macho de la especie humana?
¿Se tardará mucho tiempo en modificar y crear leyes humanas, para acosar, perseguir, encarcelar, juzgar, condenar a los hombres, por sentirse hombres, por actuar como hombres, y por manifestarse como hombres, o, por comportarse como hombres?¿Entendéis ahora el por qué, os hablaba antes de cambiarle el nombre particularmente a las cosas? ¿Entendéis ahora el por qué, os hablaba antes, de si un gran grupo de seres humanos decidiese particularmente cambiarle el nombre a las cosas? ¡Si entendéis lo que pasaría al poner en práctica aquél juego de cambiarle a nivel individual o a nivel social y colectivo, el nombre a todas las cosas, y practicarlo en vuestros hogares, familias, y demás grupos sociales, sabríais que esto sería el caos total, y jamás reinaría la armonía, ni la paz, ni el orden, ni el amor, ni la justicia, ni la alegría, ni la felicidad, porque simplemente jamás llegaríais a entenderos ni a comprenderos, lo mínimo y lo suficiente, como para sobrevivir como hogar, como familia, ni como ningún tipo de grupo social, ni como nación, ni como país, ni como especie humana! ¡Así pues tampoco sobrevivirán las especies humanas, si tratamos de convertir las emociones, sentimientos, pasiones, deseos, pensamientos, y comportamientos, del hombre, y no solo cambiarles el nombre, sino, sustituirlos por emociones y sentimientos femeninos, y comportamientos femeninos, etc.! ¡Y al haber empezado por sustituir lo que siente el hombre, por lo que siente la especie mujer en todo lo de este mundo, no solo habéis desequilibrado los hogares humanos, sino que estáis desestabilizando todo tipo de relaciones naturales entre el hombre y la mujer! ¿Necesitáis gafas de Sol, o de gran aumento, para verlo o comprenderlo? Porque el hombre debe sentir como hombre y comportarse como hombre, y la mujer debe sentir como mujer y comportarse como mujer. Por lo que lo más natural es que nos comportemos como manda nuestra naturaleza. La naturaleza con que Dios nos creó. Y comportémonos y seamos hombres los hombres. Y compórtense y sean mujeres las mujeres. No cambiemos, ni variemos, ni desviemos los nombres, los conceptos, las emociones, sentimientos, deseos, pasiones, comportamientos, etc., de hombres y mujeres, porque Dios nos ha creado tan distintos, para que gocemos, y seamos felices entrelazando eternamente todas nuestras diferencias.

Cristo Maestro Andar. (“ungranmonte.blogspot.com”)