viernes, 5 de octubre de 2012

-----NOTAS y COMENTARIOS-----



La violencia es creada en nuestros corazones y la alimentamos con nuestros odios y rencores cotidianos, y se la damos a masticar a nuestros niños en el desayuno, la comida, las meriendas y las cenas, mediante nosotros los padres, los profesores, maestros, religiosos, políticos, y todos aquellos responsables sociales de nuestras naciones y de nuestro mundo. Un cordial saludo de Cristo Maestro Andar