domingo, 24 de abril de 2011

-Y CUANDO DIJERON PAZ, FUE EL FIN-



domingo, 24 abril 2011
-Y CUANDO DIJERON PAZ, FUE EL FIN-
Y cuando dijeron paz, fue el fin.

Pontevedra a 24 de abril de 2011.

Hola hijos míos.


En las Escrituras Sagradas se os dijo que llegará un día que diréis paz, y sin embargo, sería el fin ¿Sabéis por qué?



¿Es que todavía no sabéis por qué, con tanto sabio científico que tenéis por iluminados?



¿Es que todavía no sabéis por qué será el fin, con tanto sabio religioso que tenéis por iluminados?



¿Es que todavía no sabéis por qué será el fin, con tanto sabio teólogo que tenéis por iluminados?



¿Es que todavía no sabéis por qué será el fin, cuando digáis paz, con tanto predicador que tenéis por iluminados?



¿Es que no sabéis por qué será el fin, cuando digáis paz, con tantos y tantos ricos y poderosos a los que admiráis y ante los cuales os humilláis?



¡Yo os lo diré, pero primero os diré, porque tampoco habrá paz!



¡No habrá paz aunque ahora la quisierais porque, os habéis comportado como animales instintivos y territoriales, como animales instintivos asesinos, ladrones, como animales egoístas, como animales mentirosos, etc., y, sobre todo como animales idólatras, que ponéis delante de Dios muchas cosas, empezando por el dinero, las posesiones materiales, vuestros comercios y negocios, vuestras explotaciones del prójimo, figuras e imágenes de todo tipo, vuestras familias, etc.! ¿Qué lugar ocupa Dios en vuestros corazones? ¡Estoy seguro, que en todos vuestros corazones Dios no ocupa el primer, ni el segundo, ni el tercer lugar, etc.!



¿Y, sabéis por qué ahora, no habrá paz aunque la quisierais?



¡Porque, yo soy, quien controla vuestras vidas, vuestros pensamientos, sentimientos y emociones, y, os moveré cada vez más hacia el caos, hacia el desorden, hacia la locura, no podréis controlar nada, no podréis atinar con nada, porque nada os pertenece, ni siquiera vuestras vidas!



Debido a vuestra aptitud de falta de respeto, arrogancia, soberbia y orgullo ante mí, y quien verdaderamente soy, pero sobre todo por todos vuestros pecados y corrupción, estáis haciendo que me enfade cada vez más, y mi ira va en aumento tal cual fue Escrito, y, hoy voy a seguir haciendo lo que me obligáis, pero apretándoos un poco más para estos días que acontecen, para estos días que siguen a esta fecha, y no solo con guerras, os sacudiré con fuerza y así sabréis, que no soy tan solo un adivino, sino, que como está Escrito y así se ha cumplido, que, yo soy, el Dios del Cielo esperado, y que no os necesito para nada y mucho menos para ser, quien, yo soy. Vosotros no sois los que elegís quien es o no Dios, y sin embargo, sí, yo soy, quien elegiré a mis escogidos para levantar mi Reino o Paraíso.



¡Ahora os diré, porque cuando digáis paz será el fin!



¡Pues simplemente y sencillamente, porque no sois vosotros quien tiene el poder y la gloria de Dios, y, es a mí, a quien toca decidir, por ello os estaré apretando cada vez más hasta que digáis basta, paz, pero entonces como vosotros no mandáis, ni siquiera en vuestros pensamientos, yo diré, ahora será el fin!



¿Y, sabéis por qué en esos días decretaré el fin?



¡Porque yo tengo el poder y la gloria de Dios, y, así sabréis que yo sé el día y la hora, porque, yo soy, el Dios del Cielo!



¡Permaneced atentos los que tenéis fe y me pertenecéis, puesto que se acorta el tiempo del fin, porque no os soporto, ni soporto vuestra continua rebelión contra Dios y mis Mandatos, mandados a mis profetas y mensajeros, y, los que no me reconozcan, yo los negaré, puesto que luego será muy fácil ante el temor, el terror, etc., despojaros de vuestras arrogancias y mostrar humildad, pero para entonces, no os conoceré, y, no tendré piedad para vosotros, como así vosotros no tenéis piedad de vuestros prójimos que se están muriendo por todas las causas y males e injusticias, que habéis sembrado durante las generaciones, y sembráis en este mundo!



Dios del Cielo (Cristo Maestro Andar)



NOTA: Si en casi todos mis mensajes os mando que os manifestéis, no es para que me deis vuestro apoyo, ni vuestra ayuda, ni mucho menos vuestro reconocimiento, si no, que simplemente y sencillamente, para reconoceros yo y perdonaros todos vuestro pecados y errores, para poder ser mis escogidos, para entrar en mi Reino y Paraíso. Si habéis tenido hasta ahora el libre albedrio para escoger entre el bien y el mal, también seguís teniendo el libre albedrio para reconocerme o no. Las cosas son así de simples y sencillas, pues yo no os escogeré si vosotros con vuestra libertad y libre albedrio, no me reconocéis.



20:36 Anotado en Derechos humanos Permalink Comentarios (0) Email esto Tags: allah, muhammad, jesucristo, dios, ungranmonte, cristo maestro andar, jehova, yahveh