martes, 28 de junio de 2016

-HABLANDO DE LA REENCARNACIÓN-

COMENTANDO LA EVOLUCIÓN E INVOLUCIÓN, y que tanto en un caso como en el otro, se están perfeccionando.
Más o menos así es. Pero al igual que unos se perfeccionan, también existen los que involucionan, porque el mal se perfecciona de esta manera, hacia atrás, hacia lo básico, hacia abajo, hacia la raíz, hacia el principio. Porque Dios es el principio y el final. Dios lo es todo, y de todo se sirve para eternizarse.
Cristo Maestro Andar.


HABLANDO DE LA REENCARNACIÓN.
24 de junio de 2016.

Todos somos reencarnaciones. Y solo uno se reencarna en alguna especie humana. Un hombre aunque descienda en la evolución, no se reencarnan en animales, ni vegetales. Esto es así. Un hombre puede sentirse un animal, o un vegetal, porque existen dentro de él, los cuerpos distintos y que pertenecen a sus distintos cuerpos, y, cada cuerpo con su mente y conciencia, pertenecen a esos mundos o planos dimensionales de existencia, de los cuales estamos compuestos. Y por esto podemos sentirnos un animal determinado, “pero sentirnos”, no convertirnos de golpe al morirnos en un animal o un vegetal, o un mineral. Más aunque estemos compuestos de todos estos mundos dimensionales, no quiere decir que un hombre aunque involucione, se reencarne en un animal o vegetal. Esto ocurre, cuando ha agotado muchas vidas descendiendo, y siempre hacia atrás, por ejemplo, descendiendo al nivel más próximo al humano, como simios, y así sucesivamente. Y esto no ocurre en todas las generaciones, sino que, cuando se cierra un ciclo evolutivo. Ocurriendo esto tras miles de años de fracasos y descensos, voluntarios, debido a nuestro libre albedrio. Esto se elige voluntariamente aunque no seamos conscientes del todo, de todo esto. Y así también se explica lo del fin del mundo, o fin de un mundo, que más que nada quiere decir, fin de un ciclo o fin de curso, en el que Dios ha dado por finalizado. Pero solo Dios es el que pone un plazo, un tiempo, para que tengamos suficiente tiempo de corregirnos si queremos ascender o en caso contrario los que desean descender, etc. ¡Esto ya sea consciente o inconscientemente, siempre es voluntario! ¡Así que no os creáis que os convertís en cada muerte, en un animal o en un vegetal, etc., porque esos pasos no son automáticos, tienen su plazo, su tiempo, porque Dios es justo y paciente, y es Él, solo Él quien lo realiza o manda realizar, con todas sus criaturas, y mucho más, con aquellas que llevan su Imagen y Semejanza!
Cristo Maestro Andar.