sábado, 22 de enero de 2011

-EL FIN DE LOS IMPERIOS, EL FIN DE LAS CIVILIZACIONES-

El fin de los imperios, el fin de las civilizaciones.
Pontevedra a 22 de enero de 2011.
Hola hijos míos.

Aquí en el hemisferio norte estamos en pleno invierno y no es difícil de vez en cuando sentir el frio o pasar frio dependiendo de las defensas personales de que cada uno disponga, además de si está delgado o más grueso, puesto que todo influye, así como también como nos acostumbremos a vivir con más calefacción o de unas manera más natural, o regulando racionalmente la calefacción si disponemos de ella. Otro recurso es abrigarse bien a base de mucha ropa o ropa adecuada a las circunstancias personales de cada individuo y adaptadas a las correspondientes temperaturas y latitudes. También influye la tensión arterial de cada individuo, puesto que un buen riego sanguíneo favorece el calentamiento corporal, mientras que la tensión arterial baja favorece el rápido enfriamiento de nuestro cuerpo, aunque, muchas veces los seres humanos se han servido de las drogas para elevar la tensión y producir calor en su cuerpo. Lo malo de este método, es que las drogas además de calentar el cuerpo humano, también lo van cocinando a fuego lento, y, lo que primero que lentamente se empieza a cocinar son nuestros órganos y cerebros, y, de nuestros órganos y cerebros lo primero que lentamente se empieza a cocinar son, las células más puras, más evolucionadas, más sutiles. Estas células son, las que conectan nuestros órganos y cerebros con nuestro espíritu, y, al quemarse, al cocinarse aunque sea a fuego lento, se pierde la parte mística y más profunda, que identifica al hombre con su Creador.

Se cocinan, se queman y destruyen las células de nuestros órganos y cerebros que asemejan al hombre con su Creador.
Se cocinan, se queman y destruyen las células de nuestros órganos y cerebros que nos diferencian de los animales.
Se cocinan, queman y destruyen las células de nuestros órganos y cerebros que nos hacen ser racionales.

En este tiempo de invierno y de amaneceres tan fríos, parece que la cama me es corta para estirarme y las mantas estrechas para envolverme, y la sensación de frio envuelve mi cuerpo. Sin embargo sé perfectamente que a pesar del frio, lo que me produce tal sensación no es en realidad el frio externo, si no, la soledad que me abriga.

Quizás no entendáis esto que acabo de deciros, pero es tan sencillo como decir que mi frio proviene del exterior y es producido por la falta de compañerismo, no por las temperaturas, pues estas, tan solo me recuerdan que en esto, de momento, estoy huérfano de compañeros humanos de camino. No ocurre lo mismo con mi calor interior, que enfría mis órganos y cerebro, y los purifica, y me devuelve a mi estado más puro, a mi estado natural, y, me hace recogerme y envolverme en mis pensamientos, en mis ideales, hasta sentir el calor del ser que realmente llevo dentro de mí, y que no hace más que recordarme, que ahora ya no soy simplemente un ser humano, pues ha nacido en mí la semejanza de Aquel que ha puesto su Espíritu sobre mí, y, que a partir de este duro alumbramiento ya nunca volveré a ser, el ser humano que era, si no, que, la Personalidad de Dios habita en mí, la he visto nacer, he asistido al duro y angustioso parto del nacimiento de mi verdadero ser.

No es necesario que estas cosas las comprendáis, pues son operaciones místicas en que Dios mismo participa directamente, puesto que, Dios tiene poder inmenso para crear y hacer todas las cosas en cualquier mundo, en cualquier tiempo, en todo espacio y tomar para sí las experiencias y trabajos que Él tiene decidido realizar voluntariamente, puesto que aunque Dios puede ordenar y se cumple todo lo que dice y manda. Más para que lo sepáis, Dios es tan grandioso y poderoso, y al mismo tiempo tan humilde, que en muchas ocasiones se encarna, se pare en su mundos, nace en sus mundos y coopera como el más simple y humilde de sus siervos, para demostrarse a sí mismo que Él ante todo es Justicia, y, que no quiere para sus criaturas, nada que Él no desee para sí mismo.

Él se pare en sus mundos, nace en sus mundos y coopera como la más simple y humilde de sus criaturas, para demostrarse a sí mismo, que Él ante todo es Amor, y no desea para sus siervos, nada que Él no quiera para sí mismo. ¿Comprendéis ahora la verdadera grandeza de Dios? ¿De qué mejor forma podría demostrar Dios su Justicia y su Amor, si no, viviéndola humildemente a la misma altura de sus criaturas? ¿Comprendéis ahora que Dios pueda habitar en mí? ¿Comprendéis ahora lo que significa que Dios deposite su Espíritu sobre un hombre? ¿Acaso no está Escrito que en estos tiempos nacería uno en el cual Dios depositaria su Espíritu? ¿Qué os parece entonces tan extraño? ¿Es que no creéis en las Sagradas Escrituras? ¿Es que dudáis de la palabra de Dios?


Esta noche me desperté y en un programa por la radio estaban hablando de diferentes razas o civilizaciones, etc., y decían que había habido cinco razas o civilizaciones, bueno, esto yo no lo he estudiado, pues ni tengo tiempo, ni ganas de ponerme a estudiar nada de historia, etc., sin embargo, si hay una cosa que ya os tengo dicho, y es que Dios había creado por lo menos cinco especies de seres humanos ¿recordáis? También quiero recordaros que, ninguna raza es superior a otra, puesto todas las razas y especies humanas se han mezclado entre sí, mezclándose también con los ángeles caídos, y que ahora el nivel evolutivo de cada ser humano o de perfección del hombre, se mide por lo que produce, por sus frutos, por sus obras. Así, se distingue el trigo de la cizaña sin lugar a error, y, sin lugar a error de cometer por mi parte una injusticia.

Bueno, os estaba hablando de las cinco razas o civilizaciones que escuché por la radio, y que no me interesa si fueron cinco, cuatro o siete, pues ahora lo que si me interesa es deciros que estas grandes civilizaciones o imperios se derrumbaron a sí mismos y debido a su naturaleza débil y enfermiza, que hace que los seres humanos utilizando como herramienta su irracionalidad se autodestruyan a sí mismos ¿recordáis que os hablé muchas veces cuales son las herramientas que los seres humanos utilizan voluntariamente para volverse irracionales? ¡Por ejemplo el uso continuado y durante generaciones del egoísmo, del rencor, del odio, de matar, robar, mentir, explotar y discriminar a su prójimo, etc., tomar drogas de todo tipo, ya sean legales o ilegales. Todas estas cosas producen la muerte de las células puras de que están constituidos nuestros órganos y cerebros, y que conectan directamente al hombre con su espíritu racional, que le hace ser, y, comportarse proporcionalmente en semejanza con su Creador.

Efectivamente la irracionalidad es la que hace que los imperios y civilizaciones anteriores se autodestruyeran, sin embargo, ahora en esta época está Escrito que sería yo, el que lleva el Espíritu Divino, el que destruiría la Estatua de la actual civilización. Estatua descifrada por el profeta Daniel. ¿Pero, por qué, en este caso sería yo el que la destruya? Bueno, la mayoría lo sabéis, pues simplemente porque así está Escrito y Anunciado, pero, es evidente que si esta vez dejara que vosotros os autodestruyerais como en las anteriores civilizaciones, no quedaría ningún ser humano vivo, dadas las actuales circunstancias de la diferencia en la forma con que hoy lo haríais, debido a vuestros sofisticados y destructivos armamentos, y, eso no es lo que ya está Escrito, si no, que yo, seria quien derrumbaría esta civilización para levantar mi reino, el reino de Dios o Paraíso en la Tierra. Esto si está Escrito, y así será.

Dios del Cielo (Cristo Maestro Andar)

¡Acudid a la llamada de vuestro pastor, levantaos ovejas mías! ¡Acudid a la llamada de vuestro Padre, despertad y levantaos hijos míos!

¡ACUDID A LA LLAMADA DEL DIOS DEL CIELO!

¡Manifestaos por la justicia social, por la igualdad social y económica, por la paz, por el amor, por la libertad y por vuestra felicidad, todos los domingos a las 13 horas por toda la Tierra. Así se conocerán mis ovejas, mis hijos, mis santos, así se conocerán mis ángeles, así os reconoceré, y, así, sabré que me reconocéis, y, que, no os avergonzáis de mi, pues quien se avergüenza de mi, se avergüenza del bien, y, se avergüenza de todo lo que está Escrito en las Sagradas Escrituras, y, además se avergüenza de llevar parte de mi genética Divina, y, además es cómplice del mal que domina este mundo!

¡POR UN SOLO PAIS, EL MUNDO! ¡POR UNA SOLA BANDERA! ¡POR UN SOLO IDIOMA! ¡POR UN SOLO DIOS!

Os quiero hijos míos. Justicia, paz, amor y felicidad.-Dios Poderoso (Cristo Maestro Andar)

Mandar a todo medio de comunicación, organismos, ONU, políticos, religiosos, iglesias, ONG, sindicatos, Internet, etc., nacionales e internacionales (Traducir a otros idiomas)

(Más información en: cristo.webblog.es, ungranmonte.rsfblog.org, ungranmonte.wordpress.com, ungranmonte.blogia.com, ungranmonte.blogspot.com)