viernes, 31 de diciembre de 2010

---AÑO VIEJO, AÑO NUEVO---



Año viejo, año nuevo.
Pontevedra a 31 de diciembre de 2010.
Hola hijos míos.

Como hace ya unos cuantos años para acá, vivo solitariamente y preferiblemente en el monte, y descubrí que la soledad solo es un estado personal, no significa realmente aislamiento social, ni siquiera aislamiento físico, ni tan siquiera aislamiento en la distancia, ni en el espacio. Descubrí que tan solo es un aislamiento parcial impuesto a la fuerza sobre nuestros pensamientos, sentimientos y emociones, puesto, que, por mucho que tratemos de aislarnos en la más densa lejanía, de todas aquellas cosas o seres de que huyes o de los cuales te apartas, tan solo media la distancia de un pensamiento, tan solo te separa la infinita lejanía de un sentimiento o emoción inseparable. Por mucho que te escondas o alejes, no puedes evitar que tus propios pensamientos, sentimientos y emociones te encuentren, y, para los cuales de nada sirve que te alejes en medio de la espesura del bosque. De nada sirve que te marches tan lejos que no mires nada más que soledad detrás de ti. De nada sirve que te escondas en lo más profundo de las rocas o del desierto, pues vayas donde vayas, tu mundo, el mundo que has conocido y vivido, el mundo que has ayudado a construir o a destruir, te acompaña y no te dejará en paz, ni te dejará tranquilo, ni conocerás el sosiego ni la tranquilidad, puesto que, es imposible esconderse de uno mismo.

¿Por qué os digo esto? Pues estas cosas tan sencillas y simples os las digo, porque, nosotros no solo estamos constituidos por un solo individuo, ni un solo ser, ni una sola personalidad, si no, que, en nuestra alma se encuentra todo nuestro mundo vivido. Si no que, en nuestra alma se encuentran todas nuestras experiencias que hemos vivido y se encuentran todas aquellas personas o cosas que habían formado nuestro mundo, y que todavía lo forman por mucho que tratemos de alejarnos, escondernos, aislarnos, etc. Aunque nos alejáramos al otro extremo del infinito, siempre estaríamos a un pensamiento de distancia. Aunque nos escondiéramos en lo más profundo del universo, tan solo estaríamos a un sentimiento o emoción de distancia de todo aquello de lo que huimos, o tememos, o, amamos. Tal es así, el alma del ser humano. Tal es así, el alma humana que, en nuestra alma viaja y se esconde todo lo que somos, todo lo que fuimos, todo lo que conocimos, y, también hasta todo lo que no vivimos, ni conocimos personalmente, puesto que en verdad os digo, que, tan claro como el cielo azul y la noche estrellada, que, las experiencias colectivas de la humanidad quedan grabadas inconscientemente en todos los individuos de esa especie en esa generación y en las venideras. Tal es así nuestra alma, tal es así nuestro mundo interior, que aunque parezca pequeño por el recipiente que lo encierra, es infinito, tan infinito como puedan ser nuestros pensamientos, nuestros sentimientos y emociones. ¿Acaso tienen límites nuestros pensamientos? ¿Acaso tiene fronteras nuestra imaginación? ¿Acaso tienen horizontes nuestros sentimientos y emociones?

Dicen que hoy se acaba un año y a partir de las doce de la noche empieza otro año, y, matemáticamente es así. Sin embargo ¿Cambia realmente algo en vosotros? ¿Habéis puesto fronteras y límites a vuestras maldades? ¿Habéis levantado densos muros a vuestros rencores y odios? ¿Habéis puesto límites a vuestros egoísmos? ¿Aparte de las falsas alegrías y alegres borracheras que dejáis atrás en ese año que tratáis de esconder? ¿Aparte de vuestras hipócritas felicitaciones, qué estáis tramando para explotar, robar, matar, y negociar en vuestras maliciosas cuentas y ganancias? ¿Tratáis de esconder un año de vuestro pasado sucio? ¿Tratáis de ocultar entre gruesas paredes un tiempo pasado del cual vuestra conciencia no está orgullosa, o, sí lo está? ¿Acaso empezáis el año nuevo bien bañados de la suciedad de vuestras almas? ¿Acaso en vuestras duchas os habéis librado del dolor y las angustias que habéis provocado a vuestro prójimo? ¿Tal vez por eso os drogáis y emborracháis, para celebrar inconscientemente el fruto de vuestras maldades? ¿Tal vez os drogáis y emborracháis para volver más inconscientes vuestras responsabilidades? ¿Quizás os emborracháis y drogáis para provocar una alegría y felicidad irracional, tal cual, si fueseis unos animales inconscientes y desconocedores del bien y del mal?

¡Yo, también fui así como vosotros, pero tan solo por un poco de tiempo, y lo hice para salvar a mi familia, y, para ello me emborrachaba, bailaba y cantaba, y cada vez más enloquecía, puesto que yo sabía que esta no era una vida cuerda, ni siquiera una vida honrada, ni tan siquiera una vida justa, por eso, antes de perder mi dignidad del todo, decidí que me robaseis a mi familia! ¡Decidí permitir que me mataseis a este mundo hipócrita y corrupto, y, decidí quedarme acompañado por el viento entre los arboles! ¡Y, decidí quedarme acompañado de las rocas duras y los matorrales desgarradores, para tapar el dolor de mi alma! ¡Y, decidí hablar con mis pensamientos y escuchar el mar! ¡Y, decidí mirar las nubes y las estrellas para extraviar mi rencor y mi odio por vuestras injusticias sobre mí y sobre el mundo! ¡Y, decidí pelearme contra las moscas del día y enfadarme con los mosquitos de las largas noches! ¡Y, decidí echarme las culpas de los rencores y maldades con que me cubristeis para aplacar mi conciencia! ¡Y, decidí que vuestros pensamientos, sentimientos y emociones me torturaran día y noche, pues quería conocerlos bien a fondo, para decidir hartarme y empacharme de tal manera, que me provocaran el vomito y sentirme aliviado y limpio!

Por todas estas cosas, no me es necesario emborracharme, ni buscar excusas para estar contento o alegre, puesto, que, la alegría natural no necesita drogas legales o ilegales. Pues la alegría natural del hombre es un estado que se encuentra lejos de las excusas de nuestras maldades y lejos de los sentimientos y emociones de ganancias y negocios. Pues la alegría natural del hombre es un estado que se encuentra en nuestra alma y no bebe agua, ni come pan, ni cerveza, ni vino, ni manjares de dulces colores, ni sabrosas comidas, ni apetitosos sabores, puesto que, la alegría natural del hombre es un estado que no se alimenta con cosas que caducan o se pudren, o se vuelven estiércol, ni desechos mal olientes y repelentes, puesto que, en todo esto se convierten todas vuestras hipócritas e inconscientes alegrías producidas por cosas que se pudren y se convierten en estiércol, y así tal es vuestro alimento, tal es el resultado de vuestros alegres y felices pensamientos, emociones y sentimientos, y, así es tal la tribulación de nuestros días.

Hijos míos, es fácil cambiar de año, pero ya no resulta tan fácil cambiar vuestras aptitudes ni vuestros comportamientos, que están convirtiendo este mundo en un sucio negocio de emprendedores maliciosos y de egoístas manipuladores y especuladores. Cada cual cree que la verdadera vida es la que bebe agua, vino, etc. Cada cual cree que la verdadera vida es la que come pan, carne, pescado, fruta, etc. Cada cual cree que la felicidad está en sus barrigas y en sus deseos carnales, y la verdad, Dios no creó al hombre para impedirle la vida física, ni impedirle el disfrute de los deseos vitales del cuerpo humano, si no, para que fueran tan solo el postre de un gran banquete espiritual. Banquete donde lo más sabroso y delicioso son la justicia, la paz y el amor al prójimo, y después vendrían los postres de los deseos de nuestros cuerpos, y luego después de todo esto vendría la siesta de la felicidad autentica, la siesta de la verdadera felicidad natural.

Yo decidí escoger los sufrimientos y la persecución no para desearos un buen año nuevo, si no, para levantaros toda una buena vida nueva.

Dios del Cielo (Cristo Maestro Andar)

¡Acudid a la llamada de vuestro pastor, levantaos ovejas mías! ¡Acudid a la llamada de vuestro Padre, despertad y levantaos hijos míos!

¡ACUDID A LA LLAMADA DEL DIOS DEL CIELO!

¡Manifestaos por la justicia social, por la igualdad social y económica, por la paz, por el amor, por la libertad y por vuestra felicidad, todos los domingos a las 13 horas por toda la Tierra. Así se conocerán mis ovejas, mis hijos, mis santos, así se conocerán mis ángeles, así os reconoceré, y, así, sabré que me reconocéis, y, que, no os avergonzáis de mi, pues quien se avergüenza de mi, se avergüenza del bien, y, se avergüenza de todo lo que está Escrito en las Sagradas Escrituras, y, además se avergüenza de llevar parte de mi genética Divina, y, además es cómplice del mal que domina este mundo!

¡POR UN SOLO PAIS, EL MUNDO! ¡POR UNA SOLA BANDERA! ¡POR UN SOLO IDIOMA! ¡POR UN SOLO DIOS!

Os quiero hijos míos. Justicia, paz, amor y felicidad.-Dios Poderoso (Cristo Maestro Andar)

Mandar a todo medio de comunicación, organismos, ONU, políticos, religiosos, iglesias, ONG, sindicatos, Internet, etc., nacionales e internacionales (Traducir a otros idiomas)

(Más información en: cristo.webblog.es, ungranmonte.rsfblog.org, ungranmonte.wordpress.com, ungranmonte.blogia.com, ungranmonte.blogspot.com)